Guía para hacer armonías picantonas con vinos

|Categoría

Huo Guo: plato de la cocina china con un poderoso aceite de pimienta. Sik Sik Wat: mezcla etíope hecha con pimientos rojos, paprika y fenogreco concebida para alegrar las carnes. Chilaquiles: tortilla de maíz bañada con una ardiente salsa de chile. Todos estos platos tienen algo en común: son de los platos más picantes del mundo.

Sentarse a la mesa con un plato picante y sin una bebida que calme el fuego en nuestra boca puede convertirse en un infierno. Por eso, hemos pensado que contar con una guía para hacer este tipo de conjunciones puede facilitarte la vida.

Aquí tienes algunas sugerencias para orientarte a la hora de acompañar un plato picante. Ten en cuenta que siempre deberás valorar la textura de la comida, el grado de picante y lo mucho o poco que te guste sentirlo en tu paladar.

Por ejemplo, si quieres potenciar un plato de callos con guindilla, prueba con un tinto con cuerpo y taninos. Si lo que quieres es refrescarte y poder seguir comiendo con tranquilidad, te recomendamos probarlo con un vino blanco o rosado afrutado y bien fresquito.

Los espumosos también suelen hacer buenas migas con platos picantes de comida china de Sichuán. Prueba con el cava Jané Ventura Do Gran Reserva, Bartolomiol Prosecco Senior Millesimato o Beausoleil Brut Reserve Blanquette.

En el caso de los platos típicos mexicanos como los tacos de carne, los burritos o los frijoles funcionan a las mil maravillas con vinos como La Garnacha de Mustiguillo, Guímaro tinto y el espumoso rosado de Garnacha Pago de Tharsys Brut Reserva.

Para los platos más frescos de la comida mexicana y peruana como el guacamole y los tiraditos, apuesta por un albariño como los de Granbazán o los de Rodrigo Méndez, ambos elaborados en Rías Baixas.

Si lo que prefieres es comida india, tómate un pollo tikka masala con un blanco con crianza sobre lías, con volumen en boca y sabroso como el de Casar de Burbia o el de Pago de los Capellanes del Sil.   

Para la comida tailandesa, tocarás el cielo combinándola con vinos de Riesling de Weingut Reis y los de Georg Mosbacher. Este tipo de platos también funcionarán muy bien con finos y manzanillas y un vino seco pero de una uva muy aromática como el Moscatel de Juan Gil.

Esperamos que esta guía te sea útil en tu vida hedonista y disfrutes de cada uno de todos esos bocados picantones en consonancia con estos deliciosos vinos.