Origen: el documental sobre Jumilla de Jorge Martínez

|Categoría

Jorge Martínez es documentalista y creativo publicitario. Nacido en Cartagena, ha conseguido numerosos premios como El Sol, FIAP, más de 20 premios Laus y Premios a la Eficacia Publicitaria. Su filmografía incluye títulos como “Comer Conocimiento” documental sobre Ferran Adrià, el tributo a Paco de Lucía “La Guitarra Vuela” o “Pastillas contra el dolor ajeno” de Médicos sin fronteras. Nosotros lo hemos conocido gracias al documental Origen que se estrenó en octubre de este año en San Sebastián Gastronomika.

Jorge ha sabido plasmar en unas espectaculares imágenes el valor de un terruño y de sus gentes y a la vez da un merecido homenaje a los sumilleres de toda la vida. “Los camareros del vino” que muchas veces han quedado relegados a un discreto segundo plano. En el documental participan además enólogos, bodegueros y sumilleres que respetamos y admiramos como los hermanos Gil o José María Vicente de Casa Castillo. Nos gusta especialmente porque ofrece una visión del vino que en Bodeboca compartimos plenamente, así nos lo contó en esta entrevista. 

¿Qué relación tienes con el vino? 

Mi relación con el vino es básicamente emocional, ligada desde siempre a mi memoria a través de momentos relacionados con la amistad y el cariño. Procedo de una región en la que la cultura del vino está muy presente, y en mi casa siempre se abrían buenos vinos, los mejores que mi familia podía permitirse. Puedo decir, sin miedo a equivocarme, que fue mi padre el que me inculcó el amor y el respeto por el vino, y todavía hoy, es la persona con las que más disfruto descorchando una botella.

¿Qué te llevó a crear un documental como Origen? 

Mi trabajo y mi relación de amistad con colegas como Toni Segarra me ha permitido entrar en contacto con la alta cocina y el mundo de la gastronomía en general, luego, mi vida errante me ha posibilitado visitar muchos lugares del mundo y disfrutar de diferentes visiones de la gastronomía. Creo que en los últimos tiempos, la figura del chef ha ido ganando peso en nuestra sociedad y ha logrado –por derecho- ser puesta en valor. Sin embargo, considero que el enorme valor de la sumillería y la sala no está suficientemente explicada y reconocida. La admiración hacia lo que ocurre en la cocina no encuentra su réplica en la sala, y es algo que me parece injusto.

Reivindicas el papel del sumiller ¿qué es lo que no se cuenta sobre ellos?

El sumiller no sólo es una pieza fundamental en la experiencia que supone visitar un restaurante, sino que es la puerta de entrada al descubrimiento de un universo cargado de historia, de cultura, de personas… es un comunicador, un “storyteller” que nos descubre y nos acerca, de una manera poética, la experiencia de encontrarte con un vino que está concebido para hacerte feliz. Gente como José Antonio Navarrete, al que admiro, quiero y respeto, como Juan Luis García, Josep Roca, Guillermo Cruz, Custodio Zamarra, Ferran Centelles y tantos otros, sin los cuales, el maravilloso recuerdo de la visita a sus restaurantes estaría incompleto.

“El Origen” es el deseo de explicar a un público muy amplio, y no necesariamente experto, el papel de estos camareros de vinos, mi particular homenaje hacia unos profesionales que me han hecho feliz muchas veces. Es también, un valioso y pertinente ejercicio de puesta en valor de los vinos de Jumilla, los vinos de mi tierra.

¿De dónde viene la relación entre Jumilla y los sumilleres protagonistas del documental?

Tanto Navarrete como Juan Luis son dos grandes sumilleres, son murcianos, y pertenecen a la misma generación, así que les propuse un viaje a Jumilla, un viaje a su origen, de manera que, al mismo tiempo que explico su trabajo, intento trazar de su mano y la de muchos otros prescriptores, el relato de lo que hoy es Jumilla, una zona con unas condiciones extraordinarias que explican su enorme potencial.

¿Qué es lo que más te sorprendió sobre el vino tras dirigirlo?

Dirigir este documental no solo ha sido un maravilloso reto profesional, sino que me ha permitido corroborar la dimensión humana de estos sumilleres, su conocimiento, su generosidad, y su firme compromiso con la cultura enológica de nuestro país, y he podido sumergirme de lleno en el pasado y el presente de una denominación ligada a mi memoria, descubrir sus valores y admirar el trabajo de viticultores, bodegueros y jornaleros que lo arriesgan todo para lograr que el sueño de una Jumilla relevante y orgullosa sea hoy más tangible que nunca.

Culturalmente hablando y desde tu papel como artista, ¿cuál crees que es la asignatura pendiente del vino?

Hay una queja constante, y yo el primero en hacerlo, sobre el consumo del vino y el gran reto que supone hoy día acercar el vino a un público más joven.  Sin embargo, a medida que he conocido más en profundidad lo que supone elaborar vino de calidad, creo que no podemos aspirar que llegue a todo el mundo porque es un trabajo artesanal. El vino a este nivel no es un producto mainstream. Hay que apostar por la comunicación, sin duda, pero a la vez hay que hacer algo distinto, honesto. Proyectos como este demuestran que se puede hacer comunicación del vino de una forma original, innovadora. No es una campaña al uso, es una película.

*Para ver el trailer del documental se puede entrar en este enlace usando la contraseña: origenteaser1