Victoria Pariente, una pionera en Rueda

|Categoría

Tomó las riendas de la bodega familiar, tras años de formación y experiencia en la Estación Enológica de Rueda. En poco tiempo encontró su propio camino elaborando vinos de Rueda muy personales y elegantes. Victoria Pariente cuenta con orgullo cómo sus hijos han seguido su camino dentro de la bodega familiar y nos desvela futuros proyectos.

¿Cómo son los vinos que elabora la bodega José Pariente?

Creo que si algo distingue a nuestros vinos es la elegancia, la finura y la esencia de la variedad de uva utilizada. Desde el cuidado del campo -a través de una viticultura minuciosa y sostenible- hasta el embotellado, se presta plena atención al detalle. Nuestra obsesión es la calidad y en ese sentido trabajamos a diario. El objetivo es obtener excelentes vinos que sean capaces de mostrar nuestro terruño, aplicando diferentes técnicas de elaboración.

¿Hacia dónde cree que se dirigen los pasos de la DO Rueda?

Es muy complicado generalizar dentro de una Denominación de origen. Es cierto que los vinos de Rueda han experimentado en los últimos años un incremento muy grande en la demanda. Esto ha supuesto la proliferación y llegada de bodegas a la zona. En nuestro caso, hemos tenido muy claro que nuestro objetivo sigue y seguirá siendo la continua búsqueda de la excelencia y la calidad. Y para ello trabajamos día a día, dando la máxima importancia a la tierra, que es lo que no cambia y tratando de mejorar la viticultura.

¿Qué papel juega la tradición en su bodega?

La tradición vitivinícola es parte fundamental de nuestro proyecto. Mi padre José Pariente fue viticultor y elaborador toda su vida y supo trasladarme ese amor por el campo y por el vino. He tenido la suerte de que mis hijos han elegido libremente continuar con el proyecto familiar e incluso lanzarse con un proyecto propio. Así que puedo decir que la tradición es la base del proyecto y es el pasado, presente y futuro de Bodegas José Pariente.

¿En qué aspectos están centrando la innovación?

Actualmente, nuestro principal proyecto de innovación está orientado al campo. Estamos desarrollando un proyecto de investigación y desarrollo orientado a la mejora del potencial enológico en un escenario de viticultura sostenible, en colaboración con la Universidad politécnica de Madrid. Además del campo, siempre estamos en continua experimentación en bodega. Llevamos años ensayando con las posibilidades de envejecimiento y crianza de los vinos de la variedad verdejo y en la cosecha 2011 elaboramos por primera vez en depósitos ovoides de hormigón, procedentes de Borgoña, con unos resultados excelentes (nuestro José Pariente Cuvée Especial).

¿Qué retos de futuro se marcan?

Nuestro futuro sigue por la línea de la búsqueda de la calidad. Continuamos investigando en campo y en bodega para que la calidad y personalidad de nuestros vinos sigan muy presentes. Hacemos nuestras pruebas en bodega y si la añada 2016 es muy buena comenzaremos un nuevo proyecto para elaborar un vino de producción muy limitada, aunque aún es pronto para desvelar más secretos… Por otro lado, nos encontramos ante otro reto muy interesante con el lanzamiento del nuevo proyecto de mis hijos llamado “Prieto Pariente”, vinos tintos acogidos a Vinos de la Tierra de Castilla y León. Son vinos de producciones limitadas pero muy interesantes y diferentes a lo que se elabora en nuestra región actualmente. La consolidación, aprendizaje y mejora son las líneas que están siguiendo en esto inicios.

¿Qué es lo más sorprendente que le ha pasado en el mundo del vino?

El mundo del vino es un mundo apasionante y muy dinámico así que te puede sorprender muy fácilmente. Sin embargo, me quedo con la cantidad de gente interesante que se conoce. A lo largo de los años he tenido el placer y el honor de compartir buenos momentos con grandes enólogos y bodegueros de nuestro país y del panorama internacional. Pero lo más sorprendente es encontrarte personas de países remotos, en los que pensarías que no existe conocimiento del vino, y resulta que son grandes expertos y conocedores de vinos españoles y aún más sorprendente… ¡ del terruño y de los suelos de los que provienen!. Se siente una gran satisfacción al poder compartir tu proyecto con estas personas.

¿Qué ha supuesto para usted ser mujer en un mundo tan masculino como el del vino?

Como he dicho en muchas ocasiones, en mi caso siempre he estado agradecida por el trato recibido por todos los compañeros del sector. Es cierto que cuando yo comencé hace 25 años éramos muy pocas mujeres enólogas y menos aún propietarias. Pero en mi caso, siempre tuve el apoyo de mis compañeros del mundo del vino. Pero todo ha cambiado enormemente en los últimos años. Es una alegría ver cómo el mundo del vino se ha equilibrado y actualmente está lleno de mujeres enólogas elaborando magníficos vinos.