Planes de agosto en el centro de la península y buenos vinos

|Categoría

«Si en Valencia tienen Fallas y el encierro en San Fermín, que nos dejen, por lo menos, las verbenas de Madrid». Lo dice un chotis, el que se podría escuchar en la fiesta más popular de Madrid: La Paloma.

En agosto, las fiestas más castizas de la capital comienzan con la de San Cayetano (2-8 agosto), en la zona del Rastro/Embajadores, continúan con la de San Lorenzo (9-11 de agosto), en Lavapiés, y terminan con la más importante y grande de todas: la Paloma (12-15 agosto), en La Latina. Un recorrido festivo que bien podría acompañarse de una Garnacha madrileña como la de Senda 2012.

A muy pocas horas de la capital, en los pueblos de Castilla-La Mancha encontramos unas fiestas de lo más variopintas. En Fuente Álamo, Albacete, se celebra el 14 de agosto la Fiesta de los Gazpachos (manchegos, no hay que confundirlo con el gazpacho de tomate) en honor a San Dionisio Areopagita. La base de este plato es la carne de caza (normalmente se utilizan liebre, perdiz y conejo) y las tortas cenceñas. Un tinto como Arrayán Syrah 2011 podría venirle muy bien a este sabroso plato. Como dato curioso y si no es posible ir hasta el pueblo, existe una película llamada «Fuente Álamo, una caricia en el tiempo», ambientada en esta fiesta.

En Cuenca las fiestas de San Mateo son conocidas también como “las vaquillas” unas vacas bravas que se sueltan en el casco antiguo de la ciudad. Durante estos días es obligado probar la zurra, bebida a base de vino blanco, azúcar y limón, que no falta en ningún rincón de la ciudad. Para acompañarla, nada mejor que las patatas y las sardinas asadas de los chiringuitos. Platos que también se pueden acompañar con un tinto de Manchuela como Salia 2011.

En Extremadura las fiestas del verano son numerosas y diversas. Por su originalidad destacamos dos de ellas: La Fiesta de la Tenca se celebra siempre a finales de agosto en un pueblo distinto de entre las ocho poblaciones que conforman la Mancomunidad Tajo-Salor. Básicamente se trata de comer la jugosa carne de la tenca, frita, en cazuela o en escabeche. Un pescado muy apetitoso que en cazuela se puede acompañar del tinto extremeño Palacio Quemado La Zarcita 2015.

Para finalizar, durante todo agosto, en la localidad de Valverde de la Vera se celebra «Tejiendo la Calle». El pueblo luce un techo de ganchillo gracias a los vecinos que tejen y bordan gigantes parasoles. El resultado es una fascinante instalación artística en un espacio público. ¡Merece la pena ir a verlo!.

Con un vino madrileño, El Regajal Selección Especial 2015 hemos creado el pack perfecto para disfrutar de las fiestas más castizas. Eso sí, bien escoltado por el extremeño Palacio Quemado La Zarcita 2015 y el manchego Pilas Bonas 2016 de Pago Casa del Blanco. Los tres vinos del pack tienen además hasta un 20% de descuento sobre su precio de mercado.