Ideas de maridajes increíbles con vinos generosos

|Categoría
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Los generosos son la asignatura pendiente de muchos. Olvidados, incomprendidos, tal vez por falta de información sobre cómo disfrutarlos, se debe saber que son vinos sumamente versátiles a la hora de acompañar platos de difícil maridaje.

Sorprendentes cuando se eligen para iniciar una comida, especialmente en aperitivos y embutidos; y complejos cuando se disfrutan al final, solos, son perfectos para alargar una velada y disfrutar sorbo a sorbo.

Las Manzanillas resultan especialmente acertadas con conservas y frituras de pescado. Atención a la combinación de alguna de ellas con unos mejillones en escabeche, pepinillos encurtidos, patatas aliñadas en melva o incluso boquerones en vinagre.

Si se trata de manzanillas pasadas como la Manzanilla Pasada Pastora o la Bota de Manzanilla pasada Nº70 de Equipo Navazos, os recomendamos probar con un plato de alcachofas, independientemente de la forma en las que se cocinen. Especialmente buena es la receta de alcachofas rebozadas y crujientes.

Los finos son buenos amigos de los mariscos. De los pescaditos fritos, de los ibéricos, incluso de un plato de pulpo a feira. Sushi, sashimis y makis adquieren otra dimensión acompañados de un fino como el González Byass Fino Tres Palmas. En el apartado postres no hay que olvidarlos, con una torrija es legendario.

Un Amontillado o un Palo Cortado con jamón ibérico es obvio. Menos visto y muy interesante es combinarlos con platos como el paté de oca o con un arroz de perdiz. Ambos aportan un punch perfecto a las notas de crianza oxidativa propias de estos vinos.

Para el postre de los menos golosos un oloroso como el de Gran Barquero con un turrón de almendras resulta francamente acertado.

Las posibilidades son casi infinitas, tantas como las ganas que tengamos de probar. Si ya estás salivando, no esperes mucho a comprobarlo.