Verdejos tope de gama

|Categoría

— Todos los verdejos son iguales

— ¿Verdejo? Eso es de novatos

— Uff… ponme mejor una caña

— […]

— Pues toma y prueba este verdejo

Después de esta conversación de barra de bar venimos a derribar algunos mitos acerca de la calidad de la Verdejo, la variedad blanca más consumida en España. Para muchos, esta uva plantada en su mayoría en Castilla y León no es capaz de dar la talla ante otras uvas de mayor renombre como la Chardonnay o la Riesling

No vamos a negar que haya algún productor cometiendo auténticas tropelías enológicas con ella, pero meter en el mismo saco a todas las bodegas que la cultivan y vinifican es un error de manual. Es el momento de sacar pecho, de ondear la bandera “verdejiana” y disputar la mayor de las batallas contra aquel que la difame.

Para ello, nada mejor que combatir las críticas que con hechos palpables y, sobre todo, disfrutables. Aquí dejamos una selección de vinazos capaces de mirar de tú a tú a aquel que se ponga por delante:


Majuelo la Otea 2018

El combo padre-hijo formado por los Cantalapiedra lo está rompiendo de un tiempo a esta parte con una colección de verdejos de alma castellana e influencia borgoñona, tanto en el continente como en el contenido. Majuelo la Otea personifica su más alta interpretación, fruto de cepas viejísimas y una mineralidad arrolladora.

Barco del Corneta 2018

Seguimos con otro proyecto de pequeña producción, pero de enorme resultado. Beatriz Herranz y Félix Crespo han sabido domar al vino durante su estancia en barrica para que esta aporte solo lo necesario: untuosidad y complejidad sin enmascarar su esencia varietal. No dejes que este barco salga del puerto sin ti.

El Transistor 2019

La Compañía de Vinos de Telmo Rodríguez clavó una chincheta en Rueda dentro de su mapa vinícola nacional para desarrollar un verdejo de pequeña producción. Este maestro del scouting vinícola demuestra que es capaz de encontrar viñedos únicos incluso en las denominaciones más conocidas, como el caso de Rueda, con un vino de aroma exquisito.

Ossian 2018

Aquí entra en juego uno de los grandes actores del vino nacional. Alma Carraovejas también quiso dejar su impronta en el firmamento de los grandes blancos con una versión poderosa que resulta una maravilla para acompañar en cualquier menú gastronómico. Un ejemplo perfecto para recordar que Segovia es más que cochinillo.

Tomás Postigo FB 2017

Nombre reconocido para cualquier amante de Ribera del Duero, esta referencia es la única apuesta blanca de la casa. Un proyecto de este calibre solo se sumergiría en en la creación de este estilo si es para continuar con la línea del resto de su porfolio, y parece que lo han conseguido. Color, cremosidad y estructura para esta joyita (también) segoviana.

Aalto Blanco de Parcela 2019

D. Mariano García debía estar presente en esta selección con la última novedad de Aalto, un parcelario que aunque se encuentra en un momento de consumo notable, se prevé que pueda ofrecer altas cotas de satisfacción durante los próximos años gracias a su capacidad de evolución. Igual es el momento de invertir en placer a largo plazo.

Barón de Chirel Verdejo 2018

Cerramos este recorrido con el sello de Marqués de Riscal, quienes han ejecutado a la perfección unas cepas prefiloxéricas situadas a 900 metros de altitud que presentan una acidez deslumbrante. Su crianza en fudre de roble austríaco busca un extra de profundidad y estructura, pero no resta un ápice de frescura.

*Imagen de cabecera: Barco del Corneta.