Jancis Robinson: “Es un reto explicar la disparidad de precios de Rioja o Ribera del Duero”

|Categoría

Tras más de cuarenta años escribiendo y catando, Jancis Robinson comparte con nosotros sus reflexiones sobre cómo ha cambiado la crítica y el periodismo de vinos, qué le entusiasma del vino español, o qué necesita el jerez para aumentar seguidores. Lo hizo en un hueco en medio de su abarrotada agenda en Madrid para presentar su libro Experto en vino en 24 horas, su nueva colección de copas y decantadores y su participación en el FT Business of Luxury Summit.

Jancis Robinson acudió a Madrid a presentar su libro “Experto en vino en 24 horas” traducido al español.

¿Con su libro es posible ser un experto en vino en 24 horas?

Si lo lees con atención… Este libro ofrece lo esencial para esas personas que nunca comprarían mis libros más grandes. Si alguien quiere ser un experto destacado, aquí encontrará los mínimos para ello.

Ha lanzado junto al diseñador Richard Brendon una colección de copa, vaso y decantador para todo tipo de vinos. ¿Por qué nació este proyecto?

Richard tiene muy buena reputación en Bone China (un tipo de porcelana fosfática). Él quería hacer una gama de copas de vino pero sabía que necesitaba ayuda de un experto y mucha gente le recomendó que me consultara. Un amigo mutuo nos presentó. Me di cuenta de que llevo catando vino más de 40 años y sé lo que hace falta para crear una buena copa donde disfrutar de él.

Nunca he entendido por qué se sirve el vino blanco en copas más pequeñas que el tinto, porque estos pueden ser tan sutiles y complejos como los tintos. También me he dado cuenta en los últimos años de que productores de Champagne, Cava, Jerez u Oporto no quieren ver sus vinos en copas pequeñas o incluso en copas tipo flauta. Para mí era obvio tener una sola copa para todos los vinos. Y, aún más importante, más allá de que sea una copa bonita, esta en concreto se puede lavar en el lavavajillas sin romperse porque tiene el tallo suficientemente grueso. Tampoco es demasiado alta. Así que no es tan frágil como otras. Una de las claves de este proyecto es hacer que el vino parezca tan bueno como sea posible.

Usted fue la primera mujer ajena al mundo del vino que consiguió el título de Master of Wine. ¿Qué obstáculos encontró en el camino y cómo los sorteó?

Supone muchísimo trabajo. Es muy importante escuchar más que hablar. Algunos escritores de vino visitan bodegas y les dicen a los elaboradores cómo tienen que hacer vino. Esto es estúpido. La clave es aprender algo nuevo sobre vino cada día y disfrutarlo. Pero, si te soy sincera, como mujer no he encontrado grandes obstáculos. Quiero decir, alguien puede criticar cómo vistes… pero eso solo es parte de la vida diaria.

¿Cómo ve el panorama de la venta online de vino?

Bueno, el vino es frágil y pesado. No veo tan conveniente comprar grandes cantidades de vino en tiendas físicas. Sin embargo, soy una gran defensora de esas tiendas especializadas donde se puede obtener consejo del vendedor, como sucede en las librerías. Ciertamente es fabuloso que existan estas opciones online para comprar vino más allá del supermercado.

¿Cómo ve la situación del vino español? ¿Se sabe poner en valor lo que tiene de único?

No conozco en detalle el mercado español pero intento conocer los vinos que se producen aquí. Hay una variedad enorme, aunque es un poco frustrante porque constantemente están apareciendo zonas emergentes. Soy una gran fan de las garnachas de viñas viejas, que además suelen tener muy buen precio. Y acabo de catar uno de mis vinos blancos favoritos, la primera añada de As Sortes de Rafael Palacios, un increíble Godello con un perfecto equilibrio. Es complicado explicar a los no españoles que existen estos maravillosos vinos de pequeña producción, que pueden asemejarse a un Puligny Montrachet. No creo que España deba tener ningún complejo de inferioridad con otros países productores de vino. ¡Ah! Olvidaba decir que soy una gran admiradora también de los grandes vinos de Jerez.

¿Qué vino español se bebe más en Reino Unido?

Jancis Robinson tras la entrevista en el Hotel Palace de Madrid.

Tristemente Jerez se bebe cada vez menos, ya que era muy habitual entre la gente mayor. Lo que más se bebe y se conoce es Rioja. Tiene una gran tradición junto a los vinos de Burdeos en Reino Unido. Y por detrás, Ribera del Duero y Priorat. El típico consumidor británico busca vinos baratos, son tacaños. Poco a poco se empiezan a conocer otras zonas como Calatayud, que ofrecen gran relación calidad-precio, pero Rioja sigue dominando.  

En un reciente artículo suyo comentaba que más del 80% del Jerez que se exporta a Reino Unido es Cream, Pale Cream o Medium. ¿Qué habría que hacer para aumentar el conocimiento de los jereces secos?

Equipo Navazos está revitalizando mucho la escena, lo está haciendo muy bien con pequeñas producciones. Lustau también está haciendo un gran trabajo con los jereces de calidad. Los vinos de Jerez que llegan a los supermercados son baratos, de grandes volúmenes y solo los beben las personas mayores. Para que se conozcan esos otros jereces de calidad, los productores tienen que viajar fuera y presentarlos. Williams & Humbert también está elaborando grandes vinos pero decidieron no participar en el Good Food & Wine Show porque dicen que hay muchos portugueses. Esto no ayuda, así no se dan a conocer.

¿Qué puede suponer el Brexit para el vino español?

No creo que los vinos españoles sufran más que otros. Los británicos seguirán consumiendo vino español y productos europeos. El Brexit es un lío terrible provocado por los políticos y los que les votaron, que ha hecho que el valor de la libra se debilite y se encarezca el precio del vino, aunque no hay que darse por vencidos.      

¿Cuáles considera que son los mayores retos del vino español en el Reino Unido?

Bueno, España tiene una gran reputación en el Reino Unido, pero probablemente el mayor reto sea aclarar por qué hay tantas diferencias de precios en los vinos de grandes denominaciones de origen como Rioja o Ribera del Duero. No se entiende bien que pertenezcan a las mismas denominaciones vinos con precios tan dispares. Habría que hacer una mejor diferenciación entre las distintas categorías. 

¿Cómo es ofrecer consejo sobre vinos a la reina de Inglaterra?

Es divertido. He ido tres o cuatro veces al Palacio de Buckingham para hacer catas a ciegas, algo que me gusta mucho porque son muy educativas. Le he seleccionado vino para las grandes recepciones y cenas de Estado. Por lo demás, es bastante aburrido aconsejar a la reina porque tiene una bodega muy clásica. Ya sabes, Burdeos, Borgoña… Le suelen gustar los vinos alemanes y conoce algunos vinos españoles pero no demasiados. La única batalla que libré hace poco fue por el espumoso inglés, que cada vez tiene más calidad. De todos modos, ella está más interesada en las carreras de caballos que en la bodega de palacio.

¿Cómo ha cambiado la crítica y el periodismo de vinos desde que usted empezó?

Enormemente. Cuando yo empecé era muy cómodo, escribíamos algo y nadie replicaba. Era como La Biblia. Además había muy pocos canales de comunicación. Creo que fue el momento perfecto. Después surgieron las redes sociales, newsletters muy consistentes que dicen “esto es así”. Así es como funciona. Ahora todo el mundo es experto. Hoy hay que trabajar mucho más duro que antes. De todos modos, lo que más me gusta de escribir en Jancisrobinson.com es que ahora podemos comunicarnos en los dos sentidos con los lectores. Hay conversación, pero no me gustaría empezar ahora como escritora de vino. Sería muy difícil tener el impacto que yo he podido tener con mis libros. Estoy también muy contenta de haber empezado con mi web hace mucho tiempo y de haber encontrado toda esa gente alrededor del mundo a la que parece que le gusta. Estoy muy contenta con mi timing pero es cierto que he trabajado mucho.

¿Qué tal se lleva con otros críticos importantes como Robert Parker, Sarah Jane Evans, Tim Atkin, James Suckling o Jeb Dunnuck? ¿Les conoce personalmente? ¿Sigue sus recomendaciones a la hora de comprar vino o les recomienda usted?

No les conozco en persona. Una vez escribí un artículo sobre Robert Parker en The Sunday Times, realmente para introducirlo en la prensa británica. Una vez tuvimos una disputa mundialmente conocida sobre un vino en concreto. Pero ahora está retirado.

¿Cree que muchos restaurantes alejan al público de los vinos por sus elevados precios?

No en España. Aquí es increíblemente barato. España es el mejor país para beber vino en restaurantes. A quienes piensen que es caro les diría, ¿has estado en Londres o en París? Realmente sois afortunados en España.

*Entrevista realizada por Alberto Horrillo y Concha Hierro.