Estos son los vinos que más gustan a las mujeres en Japón

|Categoría

En Japón el consumo de vino está lejos de alcanzar las cifras que registran otras bebidas como la cerveza o el sake. Se bebe poco vino, apenas alcanzan los tres litros per cápita anuales, pero -eso sí- es la mujer quien elige el vino. Así lo muestran datos del Instituto de Comercio Exterior (ICEX).

Existe una tendencia en el mercado mundial de vinos que apunta a Asia como principal comprador de vinos europeos, sobre todo de vinos franceses e italianos. No obstante, los españoles son los terceros que más gustan, según datos de la Organización Internacional de la Viña y el Vino.

En este contexto, Japón es el segundo país asiático que más vinos españoles importa por detrás de China. Cuenta con un mercado maduro en el que el 55% de las personas que toman vino son mujeres.

Una de ellas es Yumi Tanabe, la presidenta de la asociación Wine and Spirits Culture, que desde el año 2011 organiza el certamen Sakura Japan Women’s Wine Awards, donde un jurado femenino es el encargado de premiar vinos de todo el mundo.

Recientemente se ha celebrado su cuarta edición, en la que han recibido premios algunos de los vinos que puedes encontrar en BODEBOCA. De entre todos los agraciados en el certamen, el joven verdejo Shaya 2015, elaborado por la familia de Juan Gil junto con Enrique Bustos en Segovia, ha sido el que se ha llevado un Diamond, destacando sobre otros que han recibido Double Gold, Gold o Silver.

Un Double Gold se llevaron Borsao Joven Selección 2015, probablemente el vino con mejor relación calidad-precio del mundo, según Robert Parker en The Wine Advocate, el tinto vallisoletano elaborado en el paraje natural Riberas de Castronuño Barcolobo El Jaral 2012, el elegante monovarietal de Tinto fino Finca Resalso 2015 elaborado por la bodega Emilio Moro, el albariño original y diferente de Martín Códax: Marieta 2015, y un clásico de la Rioja: Beronia Reserva 2012. Y en sus añadas 2012 y 2013 respectivamente, Apasionado José Pariente y Altos de Luzón.

Por el diseño de su etiqueta, el albariño Pazo San Mauro 2015, también recibió premio. Y es que, en Japón, el consumo está creciendo también gracias a los jóvenes que, como en España, a menudo compran vino por su etiqueta, según mostró el estudio Nielsen.