Bárbara Mesquida, vignerona en Mallorca

|Categoría

“Me gustaría que con mi vino la gente pueda vivir un pedacito de Mallorca»

¿Cómo empieza Mesquida Mora?

Parte de mi necesidad de seguir haciendo vino. Vengo de familia de bodegueros y cuando era pequeña ya jugaba entre vino. Ha sido mi pasado y es mi presente y para que sea también mi futuro sabía que tenía que montar mi propio proyecto. Sin embargo, Mesquida Mora es el nombre que elegí para la bodega y son mis dos apellidos. No quería un nombre nuevo, moderno, sin tradición.

¿Cuál es tu mayor patrimonio en esta bodega?

Las viñas sin duda. Sobre todo tener un viñedo de unas 20 hectáreas en total. Unas dimensiones que me permiten seguir estando en la viña, en la bodega y en la parte comercial. Para mi es fundamental poder estar encima de todos los eslabones de la cadena, es la única forma en la que me aseguro de que todo tenga mi sello.

Eres una firme defensora de la agricultura biodinámica ¿Cómo llegaste a ella?

Después de observar durante tres años las viñas familiares, que se habían estado gestionando con fertilización química, me di cuenta de que había una pieza del puzzle que no encajaba. Veía que los vinos eran cada vez más homogéneos. En ese periodo de reflexión constaté que no solo bastaría con hacer una agricultura ecológica, por lo que llegué a Steinel y después de una vendimia complicada con mildiu decidí que ya estaba bien, que había que comprometerse y hacer una reflexión profunda. Dicho esto, todas mis viñas están certificadas con Demeter.

La tipicidad de Mallorca ¿cómo la definirías?

Mallorca es una gran desconocida en el mundo vinícola. Hoy por hoy encontramos un gran abanico de maneras de elaborar vinos y cada proyecto tiene sus singularidades, para nada es algo homogéneo. Yo intento que mis vinos sean muy frutosos y muy salinos, minerales, frescos. Pero cada bodega elabora vino de acuerdo a su manera de vivir y no creo que haga justicia el querer caracterizar la zona sin tener en cuenta la gran diversidad que tenemos.

¿El nombre de este vino qué significa?

Sòtil es parte de una idea recurrente. El ying y el yang, la dualidad, la complementariedad de las cosas, son conceptos que me atraen y que he intentado plasmar en dos de mis vinos. En el caso de Sòtil hablamos de cielo y techo. El cielo es lo básico junto a la tierra para poder plantar una viña y a la vez, el techo es lo básico para poder vinificarlo. En cuanto al vino, este concepto entrega como resultado un vino más ligero, más suave, más fino.