La Monastrell, una uva muy mediterránea

|Categoría

La Monastrell es una variedad de uva que se caracteriza por sus racimos compactos, granos pequeños y un hollejo grueso, permitiendo obtener vinos tintos de fuerte color, expresividad y afrutados en nariz. Sus aptitudes para el cultivo determinaron la perfecta adaptación a la zona del mediterráneo español, convirtiéndola en la base fundamental de la mejor expresión e identidad de sus vinos.

Ya en el siglo XV hay constancia de la presencia de esta variedad en España, desde donde se ha ido extendiendo a otras latitudes. En Francia, a la variedad se le conoce como “Mourvèdre”, nombre que proviene del topónimo visigodo de la ciudad de Sagunto, en Valencia; en California y en el sur de Australia se le conoce sin embargo con el nombre de otra localidad española:“Mataró”.

La variedad Monastrell se caracteriza por adaptarse perfectamente a las condiciones climáticas y orográficas de denominaciones como Jumilla, Yecla, Bullas, Alicante o el Ampurdán, ya que es capaz de aguantar las diferencias de temperatura, los veranos calurosos y los inviernos prolongados y fríos. Pero sobre todo es capaz de soportar periodos largos de sequía, en los que su desarrollo y producción descienden considerablemente.

En los vinos elaborados con esta variedad se identifican habitualmente aromas de fruta negra dulzona y madura y en muchas ocasiones regaliz.