Norrel Robertson MW, vigneron en Calatayud

|Categoría

“La primera vez que probé un vino de Calatayud estaba en Reino Unido, y me sorprendió por su intensidad y notas frutales tan pronunciadas. Cuando llegué a Calatayud y vi sus viñas, todo comenzó a tener sentido.”

  1. Naciste en Escocia, ¿cómo llegaste al mundo del vino? ¿ Y qué hizo que se convirtiera en tu pasión?

Todo comenzó con un trabajo en una tienda de vinos, que compaginaba con mis estudios de Política y Relaciones Internacionales en Aberdeen (Escocia). Allí me enamoré del vino. Posteriormente me mudé a Londres y trabajé en la vendimia en España y Portugal. Tras esta experiencia, decidí que quería dedicarme a elaborar vino. En el año 2000 aprobé el examen de Master of Wine y me trasladé a Nueva Zelanda para estudiar Viticultura y Enología en la Universidad de Lincoln. En 2003 me mudé a España.

  1. Cuentas con el título de Master of Wine ¿Qué supone para ti?

Master of Wine es un título prestigioso, bastante difícil y costoso de conseguir. Yo me lo tomé como un reto personal, aunque es innegable que es una cualificación profesional muy destacada, que te confiere cierto estatus. Tuve suerte de comenzar su preparación cuando estaba pasando del sector comercial del vino al productivo, esto me dio un conocimiento muy completo y complementario que me ayudó a preparar los exámenes.

  1. Después de recorrer los viñedos de medio mundo ¿ Qué es lo que has encontrado en Calatayud para quedarte?

El sistema ibérico en Aragón proporciona el clima perfecto para producir una de las mejores garnachas del mundo. Son viñedos viejos, acostumbrados a las pocas precipitaciones, que han demostrado su capacidad de autoregulación y equilibrio. Son cepas plantadas a gran altitud (700 a 1.000 metros), sometidas a un clima severo, continental, que permite que las uvas lleguen al momento óptimo de maduración conservando a la vez, gran frescura y acidez. No hay nada que les vaya mejor que eso realmente .

  1. ¿A qué se debe el nombre del vino “Manga del Brujo”? ¿Y su etiqueta?

Es un homenaje a la tierra donde vivo y trabajo. Se refiere a Mohama Rami, el prolífico arquitecto del Papa Luna, que proyectó la mayoría de las iglesias y edificios mudéjares del S.XV en la comarca de Calatayud. Con los elementos mudéjares que aparecen en la etiqueta de este vino, he querido reflejar la importancia histórica y arquitectónica de la zona donde vivo.

  1. ¿ A qué te supo la primera copa de Garnacha de Calatayud que cataste?

La primera vez que probé un vino de Calatayud estaba en Reino Unido, y me sorprendió por su intensidad y notas frutales tan pronunciadas. Cuando llegué a Calatayud y vi sus viñas, todo comenzó a tener sentido.

  1. ¿Cómo definirías Manga del Brujo 2013?, ¿Qué tipo de tinto es?

Manga del Brujo fue el primer vino que hice en Calatayud y creo que es muy representativo del tipo de viñedo que tenemos aquí. Es un coupage protagonizado por la Garnacha de viñas viejas (70%) y el resto Syrah, Tempranillo, Mazuela y otras. Creo que Manga del Brujo 2013 ofrece un gran equilibrio entre potencia, finura y frescura. La añada 2013 fue muy fresca, tardía y además, se alargó mucho. Unas condiciones que le van estupendamente a los vinos elaborados con Garnachas viejas.

Pero para mi, lo mejor que tiene Manga del Brujo 2013 es que a pesar de su potencia y concentración, invita a seguir bebiendo, debido a su frescura. Siempre me impongo el reto el elaborar vinos de los que puedas tomarte una botella, poco a poco, acompañando una comida, entre dos personas, sin que se lleguen a aturdir los sentidos.