Hablamos con Mathilde Chapoutier, autora de los rosados revelación en la Provenza

|Categoría

Una vez un periodista dijo que en ella se preserva cierto espíritu de la generación «flower power». En una entrevista que hemos tenido la oportunidad de mantener con ella, Mathilde Chapoutier afirma que le gusta la idea, tal vez por su concepto de hacer del vino algo más popular y menos intelectual, más disfrutón y menos objeto de culto. Es hija del célebre elaborador del Ródano Michel Chapoutier, y lo que pudo suponer una presión añadida, le ha servido para elaborar  «sin complejos» algunos los rosados revelación en la Provenza este año. Esto es lo que nos ha contado.

Cuéntanos qué has hecho hasta realizar esta incursión personal en el mundo del vino.

Tenía 18 años cuando dejé la selección francesa de tiro al plato y decidí dejarlo todo, salir de Francia y estudiar Administración de empresas en China, con especialización en estrategia internacional de negocios y clases en mandarín. Empecé a trabajar por las noches y fines de semana en el mercado chino para vender los vinos de mi familia. Después de eso, trabajé desde China en el desarrollo y creación de nuevas startups dentro del grupo Chapoutier Asia. Después de un año regresé a París para continuar mis estudios de empresa en las escuelas de negocio ESSEC y París Central. Desde entonces he estado al cargo de la estrategia internacional de desarrollo de negocio, creando nuevos proyectos y desarrollándolos, buscando viñedos y creando equipos, diseñando estrategias y dirigiendo la parte comercial directamente con el equipo técnico. Entre todos esos proyectos lancé mi propia marca. Necesitaba tener un proyecto más íntimo aparte de todo ese trabajo.

¿Cómo es el proceso de selección y producción de vinos en este proyecto?

Es un proceso que fluye de manera bastante natural, mi trabajo es asesorar a las bodegas y conseguir que los bodegueros entiendan la especificidad de cada parcela, de cada terruño y por qué son especiales. Durante mis viajes, sucede que a veces me enamoro de algunos vinos, entonces sigo todo el proceso de elaboración y al final hago mi propio coupage. En el caso de la Provenza, terminamos comprando la bodega. Este es el resultado de mi propia selección durante las vinificaciones.

¿Qué significa la Provenza para ti y por qué la elegiste para elaborar tus vinos?

Quería crear una gama de vinos que representasen una colección de momentos, en lugar de productos complicados. Un rosado de calidad de la Provenza es lo que quiero compartir con mis amigos cuando cocino comida mediterránea en casa.  

Estos dos vinos nacieron en la Provenza. ¿Podrías decirnos algo más sobre el origen del viñedo y de dónde proceden sus uvas?

Los viñedos están en el área de Sainte Victorie. Para mí, esta es una de las zonas más interesantes de Provenza, de aquí salen vinos elegantes, aromáticos y persistentes, gracias a su microclima.

Ambos vinos parecen muy similares, tanto por sus uvas como por sus etiquetas. ¿Qué diferencia a estos dos vinos?

El Côte de Provence clásico es el vino fresco que quieres compartir en una terraza. Mucha frescura, fruta y buena acidez… Mientras que Sainte Victoire es más elegante, más complejo, más floral, con un toque de fruta roja madura… suficientemente complejo para acompañar con comida. Me gusta mucho tomarlo con platos asiáticos y mediterráneos.

Tú misma te has encargado de diseñar las etiquetas, ¿por qué elegiste la brújula?

Porque me gusta la idea de que cada vez que bebemos vino estamos viajando, como yo viajé para encontrarlos. ¡Disfrutar de un buen vino debería ser siempre como un descubrimiento!

Robert Parker ha valorado muy bien tus vinos y dijo de ellos que son la revelación de Provenza este año. ¿Qué significa esto para ti?

¡Muchísimo! Esto confirma que hay grandes terruños en todas partes y no siempre a un precio elevado. No hay terroirs malos, solo terroirs que no son bien comprendidos. Si aprovechamos el conocimiento de la experiencia durante años y comprendemos bien los terrenos y sus particularidades, ¡entonces podremos hacer grandes rosados!

Tu padre es famoso por ser uno de los elaboradores que más puntos Parker ha conseguido para sus vinos. ¿A veces puede ser una presión añadida llevar el apellido Chapoutier?

Por supuesto, pero es por eso que elegí elaborar una gama sencilla. Trabajo cada día para los famosos vinos de Ermitage y selecciones parcelarias y represento una larga tradición de personas que han estado al servicio de grandes terroirs y soy consciente de que debo mantener ese respeto por toda esa historia. Siempre supone mucho trabajo y compromiso, pero también es la razón por la que necesitaba trabajar en este proyecto sin ningún tipo de complejos.

¿Hay un don Chapoutier que hace que los proyectos que desarrolláis sean un éxito?  

No lo sé, pienso que el don es trabajar muy duro y amar mucho lo que haces.

¿Crees que el vino debería ser algo más popular y se debería acabar con ese halo de elitismo que a veces tiene?

100% de acuerdo. Deberíamos ser capaces de encontrar vinos para todos los momentos. Beber vino no debería ser nada intelectual sino ¡puro placer!. Odio escuchar a personas preguntándome “¿puedes recomendarme algún vino?, me gusta pero no soy experto”. Esto nunca se pregunta cuando se trata de chocolate, perfumes o cervezas. Debería ser exactamente igual con el vino. ¡Si disfrutas bebiéndolo, significa que es un buen vino!