El Bar del Pla

|Categoría

Todo empezó una tarde de finales de primavera durante un viaje que me dejó en Barcelona a la hora de la sobremesa y sin nada que llevarme al estómago tras un vuelo kafkiano. Necesitaba reponer fuerzas, pero a esas horas… En Bodeboca tengo fama de comer tarde, pero aquello sobrepasaba todos los parámetros de buena conducta de la sociedad occidental. En ese momento, rodando mi maleta por las estrechas y sombrías callejas de la Barcelona más castiza me topé con El Bar del Pla.

Pensé que al entrar me dirían la manida frase “estamos cerrando”, pero mi sorpresa fue mayúscula cuando un hipsteriano camarero vestido de negro de los pies a la cabeza me invitó a sentarme y a pedir lo que quisiera ya que “no cerramos cocina”. Me proveí de varios “platillos” y de un bien tinto, y di rienda suelta al placer de la gula bien regada.

Entrada del Bar del Pla

Estaba disfrutando de una cocina sencilla y muy rica en un ambiente de taberna con mucho encanto que comenzó a llenarse de autóctonos y turistas que buscaban acompañar sus cafés con unos postres estupendos. Y allí estaba yo observando y relamiendome para lo que se me venía encima y filosofando sobre que la gentrificación no era que hubiera turistas, sino que su llegada cambiara la esencia de una ciudad y de sus comercios y bares. Me quedé muy tranquilo al darme cuenta de que eso nunca pasará con El Bar del Pla.

No te pierdas…

  • El tartar de buey con foie, su afamado canelón de asado, setas y trufa, sus croquetas, sus originales bravas y sus postres caseros.
  • Su variada carta de vinos en la que los naturales, biodinámicos, de agricultura ecológica y sin sulfitos añadidos son los grandes protagonistas, aunque no los únicos.  

Me gusta por…

  • Su sencillez no exenta de calidad y su buen servicio, sin postureos. A valorar la asistencia de su equipo de sumilleres.
  • A pesar de estar en una zona turística cercana al Museo Picasso y al Palau de la Música se puede comer con vino a un precio asequible.
  • Su cocina abierta ininterrumpidamente.

Dirección:

Carrer Moncada, 2, 08003 Barcelona, España

Teléfono: 932 683 003