Dando la brasa

|Categoría

Si tienes una barbacoa en el jardín de casa, este es tu post. Aquí te contamos todos los trucos necesarios para convertirte en el sumiller de tu próxima parrillada. ¡Ojo! Prometemos no decepcionarte: contamos con los consejos de la bodega argentina Luigi Bosca, y ya sabéis que el asado es deporte nacional en el país del tango. 

Cada corte, su vino

Cuanto mayor es el contenido graso de la carne, más presencia de taninos deberá tener el vino. Por lo tanto, los cortes de menor contenido graso, como el lomo, maridan muy bien con vinos más sutiles, como La Linda Malbec. Sin embargo, las piezas más grasas, como el ojo de bife, requieren de tintos con más cuerpo, como un Conde Valdemar Gran Reserva 2010. Finalmente, los cortes con hueso necesitan de tintos estructurados y corpulentos, como es el caso de Habla Nº18, un estupendo monovarietal de Syrah.

Carnes a la brasa

Lo más característico de estas carnes es el llamado “sangrado”. El vino debe potenciar esa característica especial, por lo que es aconsejable escoger tintos con bastante cuerpo, que conjuguen bien con el potente jugo que desprende la carne. Un vino que se adecua bien con la mayor parte de carnes a la brasa es Portia Prima La Encina 2016, con 94 puntos Suckling y una excelente relación calidad-precio.

Asado de cordero

El sabor del cordero varía según la edad del corte, aunque siempre es intenso. Por eso, hay que tomarlo acompañado de vinos con buen cuerpo y acidez equilibrada. Las variedades más aconsejables son Merlot, Tempranillo y Cabernet. Además, los tintos crianza, reserva y gran reserva, por poseer cuerpo y complejidad,  suelen ser una buena opción para acompañar este tipo de carne. Es el caso de Milagros de Figuero 2014, un tempranillo de la Ribera del Duero con una excelente estructura tánica y una sutil acidez.

Res a la brasa

Este tipo de carne, mucho más tierna, marida bien con vinos de complejidad media y carga tánica moderada. Además, como los cortes de res suelen ser magros, un acierto seguro es acompañarlos, por ejemplo, con vino rosado seco. Otra buena opción es Sombrero Blend 2017, un coupage argentino hecho a base de Cabernet franc y Cabernet sauvignon.

Parrilla de ave

El sabor y la textura de la carne de ave varía mucho dependiendo si tomamos pollo, pavo, pato o carne de caza. En general, este tipo de carne va bien con blancos y tintos jóvenes de cuerpo medio y taninos moderados. Sin embargo, la carne de caza o la carne de pato, más grasas, maridan mejor con vinos tintos de buena estructura, como Syrah o Cabernet Sauvignon. Una apuesta segura para acompañar carnes de ave es Château Brehat 2016, un vino con carácter, carnoso y con una hermosa estructura tánica.