Bodegas y restaurantes: una unión en busca del maridaje perfecto

|Categoría

Normalmente, el comensal de un restaurante puede elegir el vino que más le guste (o el que el sumiller le recomiende) dentro de la carta de vinos. Sin embargo, para los restaurantes más top ya no es suficiente con tener una carta de vinos ‘al uso’, ahora necesitan contar con el vino que encaje a la perfección con su propuesta gastronómica. Los restaurantes más prestigiosos y vanguardistas de nuestro país están poniendo esta idea en práctica mediante colaboraciones con bodegas de primer nivel. Con acciones así, quieren conseguir que el cliente disfrute de una experiencia sublime.

Un claro ejemplo que hemos conocido hace poco es la alianza entre Lustau y los restaurantes Aponiente y Mugaritz. La bodega jerezana elabora un generoso con una producción limitada de 1.000 botellas destinadas a ser servidas únicamente en estos dos restaurantes con tres y dos estrellas Michelín respectivamente. Andoni Luis Aduriz y Ángel León, propietarios de sendos restaurantes, seleccionaron de esta casa andaluza un oloroso en rama al que han llamado ‘Txodo’ que marida a la perfección con algunos de sus platos estrella.

Otro caso de colaboración entre restaurante y bodega es el de La Pepica y Murviedro. El restaurante valenciano conocido por sus excelentes paellas ofrece dos vinos que Murviedro ha elaborado exclusivamente para ellos. Los vinos son ‘La Pepica Tinto’ y ‘La Pepica Blanco’. El primero aporta frescura y destaca por su versatilidad a la hora de maridarlo con productos de la cocina valenciana, mientras que el segundo entrega estructura y se puede maridar con muchos productos de la huerta, así como con mariscos y arroces.

Por su parte, Coto de Gomariz ha decidido colaborar con Lúa, un moderno restaurante madrileño que ofrece productos muy sofisticados. El restaurante de Manuel Domínguez, también galardonado por la Guía Michelín, ofrece en exclusiva ‘A Tiro Fijo’ en versión blanca y tinta, un vino cuya etiqueta está firmada por el pintor Antón Llamazares. Son vinos que demuestran la versatilidad y multiplicidad varietal de la región de Ribeiro. 

Por otro lado, Valquejigoso decidió incluir un vino exclusivo en tres restaurantes distintos dirigidos por el restaurador Félix Colomo: La Posada de la Villa, Las Cuevas de Luis Candelas y La Taberna del Capitán Alatriste. Decidieron ponerle al vino el nombre de ‘Familia’, y aseguran que es más fresco, joven y asequible que otros vinos de su portfolio. 

Como perla final cabe destacar el acuerdo al que llegó Viña Pomal con algunos de los restaurantes más prestigiosos de nuestro país, entre los que se encuentran Coque, Arzak, Casa Lucio y Zuberoa. Esta iniciativa llamada ‘Sociedad Compromiso’ tiene como misión fomentar la gastronomía de calidad y la cultura alrededor del buen vino. En tan solo 6 meses ya consiguieron tener más de 100 afiliados a la causa. 

Aunque estos vinos solo se pueden disfrutar visitando los restaurantes mencionados, todas estas bodegas están presentes en Bodeboca, donde podéis conseguir sus vinos más reconocidos por el gran público y también otras joyas más desconocidas.