Premiados como mejor tienda online en los IWC 2023

|Categoría

Aparecer por el International Wine Challenge es volver a ver caras conocidas, es catar proyectos. También encontrarte con gente a la que llevas tiempo sin ver y recibir la buena vibra de aquellos que se enteran de que Bodeboca está nominado

A nuestra llegada al Eurobuilding para asistir a la gala de premios nos encontramos con Abadía Retuerta, Bideona, Alma Carraovejas, Usarralde Vinos de Familia, entre otros bodegas con las que llevamos muchos años de relación y otras que son más recientes pero siempre con un trato cercano y de profundo respeto mutuo. Tan cercano como para que nuestras alegrías o preocupaciones sean también las suyas y nos quede tiempo para intentar cerrar visitas porque esta asignatura pendiente nos lleva a la eterna pregunta cuando coincidimos en este tipo de eventos: “¿cuándo vais a venir a la bodega a vernos?”.

Pero no sólo compartimos tiempo con bodegas amigas, sino también con personas muy relevantes que han sido invitadas a nuestro podcast Sala de Cata o que han aparecido en nuestro magazine Vignerons. Hablamos de divulgadores como Santi Rivas de Colectivo Decantado (y que se llevó su merecido premio a Mejor Comunicador del Vino), Pilar Cavero (miembro del jurado) o Alberto Ruffoni (del que podéis saber más en la entrevista que le hicimos en el último número de Vignerons).  

Compartimos mesa con el encantador equipo de Marqués de Riscal (y su aún más encantador Barón de Chirel) y en una afortunada circunstancia, también con los ganadores al Mejor bar de vinos tradicional, Casa Montaña (Valencia). Una mesa en la que a Óscar Marcos, nuestro director general y a una servidora nos dio tiempo a rememorar la primera vez que ganamos este premio 2017 (aunque luego llegaron 2018 y 2019 para triplicar la alegría y el orgullo) y todo lo que ha llovido desde entonces

Volver a recibir este reconocimiento de la industria del vino en España es un espaldarazo pero no miento si os confieso que lo que más nos sorprendió de la noche fue las numerosas muestras de cariño de todos cuanto por allí pasaban para felicitarnos, conocidos y no tan conocidos. Como dijo Isabel Mijares, homenajeada con el Premio a toda una vida en su discurso no sé porqué me dan este premio si el premio se lo tendría que dar yo al vino. Nosotros nos quedamos con esta gran frase.