B-Nomio: un homenaje a la tradición extremeña

|Categoría

Poco a poco Cáceres va haciéndose hueco como uno de los destinos gastronómicos de moda. Recorrer su casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1998, y parar a tapear en los pequeños bares de la zona es una experiencia que recomiendo fervientemente a todo el mundo.

Si salimos un poco del casco antiguo, a solo 10 minutos andando de allí y cerca del parque del Rodeo, encontramos uno de los restaurantes que está causando sensación en los últimos años. Desde que cruzas la puerta de B-nomio se puede apreciar lo que le diferencia: la mezcla. Elementos estéticos más tradicionales, como los forjados de hierro, se fusionan con una decoración mucho más moderna y nos da una pista de lo que vamos a encontrar en la carta una vez tomado asiento.

Lo que más me gusta de este restaurante es cómo consigue aunar en un plato los sabores de siempre preparados de una manera vanguardista, sin que el ingrediente principal pierda protagonismo.
Nos costó mucho elegir, pero finalmente probamos el ceviche de lomo de atún, el carpaccio de venado y foie, las croquetas de patatera (embutido típico de la zona a base de patata y pimentón de la Vera) y la merluza rellena de changurro. Cada plato nos gustó más que el anterior y eso es mucho decir. Salimos de allí con dos cosas claras: la suerte que teníamos de ser cacereños y que había que volver al B-nomio.


No te pierdas…

Su carta de vinos extremeños. Si no los conoces, ¡pide recomendación!

· Las croquetas de patatera, toda una oda al cerdo y a la tradición cacereña.

Me gusta por…

· Conseguir traer la cocina vanguardista a una ciudad muy tradicional sin que duela en el bolsillo.

· La exquisita atención del personal, pendientes en todo momento de que estuviésemos a gusto. 

Dirección: 

C/ Madre Isabel Larrañaga, s/n. 10001, Cáceres.

Teléfono: 927240840