Entrevista a Agustí Torelló Mata, una de las voces más destacadas del cava

|Categoría

Hijo de sastres y músicos, se introdujo desde muy joven en el mundo del cava convirtiéndolo en su pasión y su profesión. En 1979 elabora las primeras botellas de Kripta y en 1993 nace su marca personal, Agustí Torelló Mata. Hoy nos da en esta entrevista una lúcida visión de este espumoso desde la perspectiva de toda una vida dedicada a su elaboración.

  1. Ha publicado un libro contestando a la pregunta de hacia dónde va el cava. ¿Podría responder a esa cuestión brevemente?

Brevemente no. Pero el camino pasa forzosamente por la unión del sector.  Soy un abnegado defensor de los esfuerzos comunes para reforzar el prestigio conseguido y los productos de más alta calidad. El cava tiene que seguir el rumbo marcado por una filosofía de trabajo que convierte el Cava en pasión, porque sin ella no hay camino.

  1. ¿A qué retos se enfrenta el sector del cava?

La paradoja del cava es que se enfrenta a sí mismo, y además debe enfrentarse a otros países como Italia, que con un producto muy distinto está introduciendo sus espumosos en el mundo. Nos falta sin duda una estrategia de marketing mucho más profunda y extensiva de la que tenemos, y nos falta posiblemente querernos más a nosotros mismos.

  1. En casi 150 años de historia de este vino. ¿Cuáles son los principales hitos logrados por el cava? ¿Y alguna oportunidad perdida por el camino?

El cava ha conseguido a través de los años un producto de altísima calidad. Es indiscutible su logro pero nos ha faltado y falta una buena introducción en el mundo. Tenemos que explicar bien las cualidades particulares del cava, su singularidad y revisar su posicionamiento en el mercado.

Su dispersión geográfica –fruto de un lamentable desconocimiento judicial del cava- fue un grave error para todos. La singularidad del cava debida a sus tres variedades únicas en el mundo, solo se dan en la zona de origen tradicional alrededor del Penedés, y esto es un hecho incontestable. Puede haber otros espumosos elaborados con otras variedades en otras zonas, buenísimos y de gran calidad, pero son espumosos distintos al cava y esto no nos ha favorecido.

  1. ¿Qué opina de la nueva clasificación aprobada dentro de la DO Cava? 

Tengo mi opinión personal. Estamos confundiendo al público con tantas variaciones. El cava tendría que ser CAVA en mayúsculas y poder identificar en común el valor añadido de cada casa. Me explico: la regulación de los Reserva y Gran Reserva y los cava premium son una línea clara e identificativa de un nivel de calidad perfectamente entendible y explicable. Podría haber otras identificaciones que ya existen en el mundo espumoso, por ejemplo, indicar quien es elaborador de todo su vino base o no, quien solo vendimia a mano, … son parámetros que dan un sentido a la gran calidad de largas crianzas del cava.

  1. ¿Qué lugar ocupa el cava entre los espumosos internacionales? ¿Considera que es merecido?

En el mundo hay dos espumosos de gran calidad que son Champagne y Cava.  A partir de aquí, el resto son otros productos, otros métodos…… la apuesta del cava ha sido siempre por el método más costoso y difícil pero también el que da una calidad excepcional. Los grandes premios de hoy, las largas crianzas de los cavas más premiados son herencia de la generación anterior a la nuestra, que apostó -con todas las dificultades de  los años 50- por elaborar un espumoso único, con unas variedades determinadas que le confieren su singularidad.

  1. ¿Nos podría contar alguna armonía sorprendente que haya probado con alguno de sus cavas?

No pertenezco a la generación de los “maridajes”. Los que tenemos ya más de 80 años, combinamos el CAVA con los sabores tradicionales de nuestra gastronomía: personalmente mi “perfecta armonía” es la de un desayuno tranquilo leyendo el periódico con “pa amb tomàquet” , buen jamón y un Cava Brut Gran Reserva. A partir de aquí, el día solo puede mejorar.