9 vinos (y un destilado) para llevarse de vacaciones

|Categoría

Ya sea en un apartamento en la playa, en una casa rural de montaña, en la terraza de una ciudad o en un picnic, el buen vino no puede faltar en los reencuentros de este verano. Ante las limitaciones a las que nos somete la actual crisis sanitaria, una mesa compartida en un entorno agradable se antoja como uno de esos pequeños grandes placeres de este atípico 2020. Así que queremos facilitaros las cosas y proponeros algunos nombres con los que poner la guinda a cualquier cita estival. (Valium)  

Aquí va un listado de 9 vinos más un destilado de propina con el que podremos trasladarnos sorbo a sorbo a lugares a los que esperamos volver pronto sin ninguna restricción. Porque ya se sabe que beber vino es también viajar con los sentidos.

20 de abril Verdejo Ecológico (D.O. Rueda) – 8,50€

Este vino, que nos evoca la famosa canción de Celtas Cortos, toma sin embargo su nombre de la fecha de nacimiento de la hija de Eduardo Poza, alma mater de Verdeal, la bodega que se encuentra detrás de su elaboración. Es un Verdejo de reciente creación que demuestra la firme apuesta de esta casa por la viticultura ecológica. En cata predominan las notas de fruta de hueso, la frutal tropical y los matices cítricos. Además, es apto para veganos.

Naranjas Azules Garnacha (D.O. Cebreros) – 9,90€

Los amantes de las Garnachas de la Sierra de Gredos tienen el placer asegurado con este rosé blanc de noir elaborado por SotoManrique, una de las bodegas mejor valoradas de la zona por los principales críticos. Refrescante, sofisticado y dinámico, se elabora mediante prensado directo y se encuba sin contacto con las pieles para lograr su característico color rosa pálido. Ideal para tomar con pescados, arroces y pastas.

Garay Luz (Vino de España) – 12,50€

Una de nuestras propuestas más originales para este verano viene del Condado de Huelva y es un vino elaborado por Mario Garay con la variedad blanca Zalema, originaria de esta zona. A pesar de ello, llama la atención su color anaranjado debido a una maceración del mosto durante 3 días con pieles, pepitas y pulpa que se realiza en ánforas de barro. Al probarlo nos encontraremos con notas cítricas, amieladas y de cardamomo.

Manzanilla La Goya (D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda) – 7,90€

Por su frescura, la manzanilla es una de las reinas del verano. Convertida en emblema de la casa Delgado Zuleta, una de las más prestigiosas de Sanlúcar, La Goya es una de las manzanillas más versátiles y apetecibles del mercado, como refleja su éxito entre nuestra comunidad. Como curiosidad, su nombre rinde homenaje a la cupletista y bailaora Aurora Mañanos Jauffré y se sirvió en la boda de los actuales reyes de España.

Leirana Genoveva (D.O. Rías Baixas) – 24,90€

Entre las alternativas para un verano perfecto no puede faltar un blanco gallego con el que trasladarnos a las gélidas y cristalinas aguas del Atlántico. Este de Forjas del Salnés viene avalado por los 96+ puntos Parker que le otorgó el crítico Luis Gutiérrez. Una de las peculiaridades de este albariño es que se cría durante 12 meses con sus lías en fudres de roble francés de quinta y séptima generación. Elegante, suave y equilibrado, es un valor seguro en la mesa.

Perfum (D.O. Penedés) – 9,50€

La Moscatel es otra de las variedades blancas más se agradecen durante el verano gracias a su elevada intensidad aromática. Con ella, y también con las uvas Malvasía, Macabeo y Parellada, se elabora este vino natural con certificación eco que procede de una finca agrícola que data nada más y nada menos que del año 1645. Un blanco sutil y fácil de beber que combinará a la perfección con multitud de platos típicos de esta época del año.

Palpite Tinto (D.O. Alentejo) – 25,50€

Los tintos también son para el verano, especialmente si nos trasladan a regiones tan evocadoras como el Alentejo. Ese es el caso de este vino portugués, ensamblaje de castas autóctonas como la Aragonés, la Alicante bouschet o la Touriga nacional que lleva la firma del prestigioso enólogo y consultor luso António Maçanita. Lo hemos estrenado hace muy poco en Bodeboca y ya ha causado muy buena sensación entre quienes lo han probado.

Bancales Olvidados (D.O. Ribeira Sacra) – 17,50€

Muchos van a viajar este verano a zonas rurales, pero hay vinos que nos hacen sentir como si ya viviéramos en ellas. Ese es el caso de Bancales Olvidados, un mencía de Adega Ponte da Boga que busca poner en valor el trabajo de los viticultores que renuncian a la facilidad y cultivan cepas en viñedos que llegan a alcanzar el 80% de inclinación. El resultado, un tinto elegante, sedoso, con aromas de violeta, mora y especias. Imprescindible en tu bodega.

Terre Pourpre (A.O.C. Côtes du Rhone Village) – 16,90€

Viajamos sensorialmente de nuevo a otro de nuestros países vecinos para disfrutar de un tinto muy apetecible en cualquier época. Hablamos de Terre Pourpre (Tierra Púrpura), un nombre que alude al color del suelo en el que nace, en plena región del Ródano. Terre Pourpre es un vino dominado por la Garnacha y con un leve aporte de Monastrell. Ha obtenido 93 puntos Parker y cuenta con más de cien valoraciones en nuestra web.

Monkey 47 Schwarzwald Dry Gin (Alemania) – 39,90€

La guinda de cualquier velada estival es una buena copa. Para este verano os proponemos una ginebra a la que le tenemos un cariño especial y que, además, está riquísima. Se llama Monkey 47 y es toda una extrañeza que se destila y aromatiza con 47 botánicos, un tercio de ellos procedentes de la Selva Negra. Un gin exclusivo, ideal para sorprender en próximos reencuentros a vuestros amigos y familiares más sibaritas.

20 de abril Verdejo Ecológico (D.O. Rueda) – 8,50€

Este vino, que nos evoca la famosa canción de Celtas Cortos, toma sin embargo su nombre de la fecha de nacimiento de la hija de Eduardo Poza, alma mater de Verdeal, la bodega que se encuentra detrás de su elaboración. Es un Verdejo de reciente creación que demuestra la firme apuesta de esta casa por la viticultura ecológica. En cata predominan las notas de fruta de hueso, la frutal tropical y los matices cítricos. Además, es apto para veganos.

Naranjas Azules Garnacha (D.O. Cebreros) – 9,90€

Los amantes de las Garnachas de la Sierra de Gredos tienen el placer asegurado con este rosé blanc de noir elaborado por SotoManrique, una de las bodegas mejor valoradas de la zona por los principales críticos. Refrescante, sofisticado y dinámico, se elabora mediante prensado directo y se encuba sin contacto con las pieles para lograr su característico color rosa pálido. Ideal para tomar con pescados, arroces y pastas.

Garay Luz (Vino de España) – 12,50€

Una de nuestras propuestas más originales para este verano viene del Condado de Huelva y es un vino elaborado por Mario Garay con la variedad blanca Zalema, originaria de esta zona. A pesar de ello, llama la atención su color anaranjado debido a una maceración del mosto durante 3 días con pieles, pepitas y pulpa que se realiza en ánforas de barro. Al probarlo nos encontraremos con notas cítricas, amieladas y de cardamomo.

Manzanilla La Goya (D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda) – 7,90€

Por su frescura, la manzanilla es una de las reinas del verano. Convertida en emblema de la casa Delgado Zuleta, una de las más prestigiosas de Sanlúcar, La Goya es una de las manzanillas más versátiles y apetecibles del mercado, como refleja su éxito entre nuestra comunidad. Como curiosidad, su nombre rinde homenaje a la cupletista y bailaora Aurora Mañanos Jauffré y se sirvió en la boda de los actuales reyes de España.

Leirana Genoveva (D.O. Rías Baixas) – 24,90€

Entre las alternativas para un verano perfecto no puede faltar un blanco gallego con el que trasladarnos a las gélidas y cristalinas aguas del Atlántico. Este de Forjas del Salnés viene avalado por los 96+ puntos Parker que le otorgó el crítico Luis Gutiérrez. Una de las peculiaridades de este albariño es que se cría durante 12 meses con sus lías en fudres de roble francés de quinta y séptima generación. Elegante, suave y equilibrado, es un valor seguro en la mesa.

Perfum (D.O. Penedés) – 9,50€

La Moscatel es otra de las variedades blancas más se agradecen durante el verano gracias a su elevada intensidad aromática. Con ella, y también con las uvas Malvasía, Macabeo y Parellada, se elabora este vino natural con certificación eco que procede de una finca agrícola que data nada más y nada menos que del año 1645. Un blanco sutil y fácil de beber que combinará a la perfección con multitud de platos típicos de esta época del año.

Palpite Tinto (D.O. Alentejo) – 25,50€

Los tintos también son para el verano, especialmente si nos trasladan a regiones tan evocadoras como el Alentejo. Ese es el caso de este vino portugués, ensamblaje de castas autóctonas como la Aragonés, la Alicante bouschet o la Touriga nacional que lleva la firma del prestigioso enólogo y consultor luso António Maçanita. Lo hemos estrenado hace muy poco en Bodeboca y ya ha causado muy buena sensación entre quienes lo han probado.

Bancales Olvidados (D.O. Ribeira Sacra) – 17,50€

Muchos van a viajar este verano a zonas rurales, pero hay vinos que nos hacen sentir como si ya viviéramos en ellas. Ese es el caso de Bancales Olvidados, un mencía de Adega Ponte da Boga que busca poner en valor el trabajo de los viticultores que renuncian a la facilidad y cultivan cepas en viñedos que llegan a alcanzar el 80% de inclinación. El resultado, un tinto elegante, sedoso, con aromas de violeta, mora y especias. Imprescindible en tu bodega.

Terre Pourpre (A.O.C. Côtes du Rhone Village) – 16,90€

Viajamos sensorialmente de nuevo a otro de nuestros países vecinos para disfrutar de un tinto muy apetecible en cualquier época. Hablamos de Terre Pourpre (Tierra Púrpura), un nombre que alude al color del suelo en el que nace, en plena región del Ródano. Terre Pourpre es un vino dominado por la Garnacha y con un leve aporte de Monastrell. Ha obtenido 93 puntos Parker y cuenta con más de cien valoraciones en nuestra web.

Monkey 47 Schwarzwald Dry Gin (Alemania) – 39,90€

La guinda de cualquier velada estival es una buena copa. Para este verano os proponemos una ginebra a la que le tenemos un cariño especial y que, además, está riquísima. Se llama Monkey 47 y es toda una extrañeza que se destila y aromatiza con 47 botánicos, un tercio de ellos procedentes de la Selva Negra. Un gin exclusivo, ideal para sorprender en próximos reencuentros a vuestros amigos y familiares más sibaritas.