De series y de vinos

|Categoría

A veces la ficción puede ser un buen lugar donde guarecerse. Para desconectar o simplemente para tener algo que hacer en el confinamiento, te recomiendo varias series y los vinos que mejor le pueden ir para meterte de lleno en la experiencia “sofá, vinito y serie”. Ponte cómodo y sigue leyendo. 

Si te apasiona el mundo de la bolsa y las finanzas y te intriga lo que los seres humanos somos capaces de hacer por poder, entonces Billions es tu serie. El nombre elegido es inequívoco. En esta serie se mueven cantidades ingentes de dinero y ¡sorpresa! se descorchan Borgoñas y Burdeos top a tutiplen. La coprotagoniza Paul Giamatti (y sí, es el mismo actor de la mítica Entre Copas) junto a Damian Lewis, quien en su personaje de broker excéntrico sin escrúpulos, llega a comerse un exquisito pájaro con un Cheval blanc como menú del día igual que se abre tranquilamente un Haut Brion en casa, sin despeinarse. 

Ningún gran acuerdo se ha sellado sin una buena botella de por medio. © Billions.

Si quieres sentirte un poco en la piel de un billonario, te recomendamos unos vinos de altos vuelos. Por decir un nombre que es sinónimo absoluto de status acudiría al gran Château d’Yquem 2016 o a un champagne sublime, que te sube un peldaño inmediato tras probarlo, Perrier-Jouët Belle Epoque Rosé 2006.

La serie que marcó un antes y un después en la forma en la que consumimos ficción, y en esto coinciden todos los críticos y seriéfilos, es sin duda Los Soprano. Es antigua y si no la has visto aprovecha el momento para rescatarla del baúl de los recuerdos. Toni Soprano, como buen italiano, no podía ser otra cosa que un hedonista convencido. En esta serie, aparte de ofrecernos mucha psicología de la mafia, no escatimaron en escenas de buenas comidas, regadas siempre con estupendos vinos. En este caso hay que acudir a las fuentes de los maravillosos vinos italianos. Por ejemplo Guidalberto 2017 un tinto elegante y refinado pero preciso, con un nombre que yo gritaría en una escena sangrienta. O con el toscano Poggio Valente porque habría que tener mucha valentía para no apartar la vista de algunas escenas.

Atención a las capas bajas de los vinos que se bebía Tyrion Lannister en © Game of Thrones

En un estilo completamente distinto, la vida también se dividió en antes y después de Juegos de Tronos. Un éxito mundial que puso a millones de personas frente a una pantalla para seguir una batalla con las dosis milimétricamente medidas de todo lo que nos engancha. No vamos a descubrir a nadie las virtudes de esta Serie de Series, pero si existe una imagen inolvidable en esta ficción ese es Tyrion Lannister, nuestro winelover favorito, cuyas copas de vino eran inversamente proporcionales a su estatura. 

Y aquí lo suyo es abrir un vino con historia, con mochila detrás, de saga familiar, de generaciones y, por qué no decirlo, de luchas de poder. Vinos como Castillo Ygay Gran Reserva Especial 2009 o como Alión 2015 en Ribera del Duero o Monte Real Gran Reserva 2011 de Bodegas Riojanas.

Penny en © The Big Bang Theory

¿Y qué sería del mundo sin una serie tan frikie como The Big Bang Theory? Ahora, con la perspectiva del tiempo pasado, hay que fijarse en un curioso detalle y es que la adorable chica de la puerta de al lado, Penny, tenía una compulsiva afición al vino blanco. Concretamente a los elaborados con Sauvignon blanc. Una serie que nos regaló escenas para la posteridad como el “no hables, solo bebe” y que nosotros recomendaremos hacer con el valenciano y riquísimo Impromptu Sauvignon Blanc 2018 con el infalible José Pariente Sauvignon blanc 2019 o con Habla de ti, del que seguramente se enamoraría perdidamente. 

Pero si existe una serie que ponga a las mujeres en el centro de todo, esa es Fleabag. Una mujer inclasificable, irreverente y sencillamente fascinante que hace al mismo tiempo de escritora, guionista y actriz. Phoebe Waller-Bridge se ganó el Emmy en 2019 y no fue por casualidad. Por supuesto, se abrieron varios vinos en muchas de las escenas de esta serie que se consume de forma compulsiva. Tantos como para querer tener más de una botella a mano cuando la segunda temporada se te acaba y tú te sientes huérfano. Vinos como Sin Complejos 2018 para reforzar la idea principal de la serie, Seis al revés para empatizar con las decisiones de Fleabag o Kaos 2010 para abrazar lo incontrolable, estarán muy a la altura de esta gran serie. 

Aunque para serie favorita de todos los tiempos y que ahora se puede revisitar en formato maratón, no hay opción mejor que volver a Friends, si es que existe alguien en el planeta que no la haya visto. Posiblemente la serie que pone a todo el mundo de acuerdo, con personajes y situaciones en los que más de uno se ha visto reflejado. Una oda a la amistad que no viene mal recordar, y es que algunas cosas nunca cambiarán, incluso en tiempos de confinamiento. Coge el mando y ábrete El Bicho Raro 2016; y si te dan las tantas y no puedes dejar de ver más capítulos, con El Pedal Tempranillo 2018 tendrás muy buena compañía. 

Foto de portada, fotograma de © Fleabag