Agosto en Rioja: no te pierdas su fiesta y sus buenos vinos

|Categoría

Si hay una región en nuestro país en la que el vino y la fiesta estén estrechamente vinculados esa es, sin duda, Rioja. Os presentamos una colección de vinos riojanos perfectos para acompañar las noches festivas que están por venir.

La Rioja está salpicada de cientos de pequeños pueblos que celebran sus días grandes en agosto. Tirgo, Cellorigo, Ábalos, Rincón de Soto, Alfaro, Navarrete o Sajazarra, entre muchos otros, ven cómo sus calles se engalanan para dar la bienvenida a las charangas, las copas de buen tinto y las verbenas en sus plazas.

El vino es uno de los protagonistas indiscutibles de las fiestas riojanas. Hace apenas unos días San Asensio era la capital de la juerga en esta Comunidad Autónoma gracias a su Batalla del Clarete en la que lugareños y foráneos se lanzan casi 50.000 litros de este vino, donado del excedente de bodegas y cooperativas de la zona. De muy cerca de allí, de Rioja Alta, nos llegan la mayoría de vinos recogidos en esta colección: las uvas con las que se elaboran Hacienda López de Haro, Beronia o Sierra Cantabria, por mencionar algunos vinos, crecen muy cerca de esta localidad.

Si hay dos productos que se suelen asociar de forma casi automática al vino son el pan y el queso. En la localidad de Quel se celebra la Fiesta del Pan y Queso, declarada de Interés Turístico Nacional. En ella los lugareños rinden homenaje a su patrona, y tras la tradicional procesión hasta la ermita se lanzan desde la balconada del santuario 2.500 raciones de pan y 50 kilos de queso. Una tradición que se celebra de manera ininterrumpida cada 6 de agosto desde hace más de 500 años.

Unos días más tarde y a pocos kilómetros de Quel, Calahorra homenajea a sus patrones, San Emeterio y Celedonio. Entre los días 25 y 31 de agosto el protagonismo recae sobre las peñas, que son su alma máter y que dan colorido a los festejos con sus características blusas y pañuelos. Precisamente allí, en Rioja Baja, es donde Laventura Wines obtiene la Garnacha y la Tempranillo con la que elabora su Lanave 2014, que también podréis encontrar en esta colección.

Arnedillo, municipio popular por sus aguas termales, también celebra sus fiestas en honor a la Virgen de las Nieves. El nombre de la patrona no es casual, y es que hace años, un 5 de agosto, nevó en el entorno de la localidad. Las tradicionales verbenas se suman a los campeonatos deportivos, bailes de disfraces y la degustación del popular zurracapote, vino tinto macerado con melocotón, limón y naranja, así como azúcar y canela y cuya receta se guarda con recelo en cada casa que lo elabora.

Y si no sois amantes del jolgorio y os gustan los planes más tranquilos, Rioja cuenta con un gran abanico de actividades relacionadas con el vino: muchas de las bodegas admiten visitas durante agosto e incluso podemos decantarnos por un tratamiento de vinoterapia en uno de los varios centros de aguas termales que hay en esta región. Otra forma distinta de vivir el verano en el reino del vino y de disfrutarlo con otra perspectiva.

Además, con el objetivo de ilustrar la diversidad vinícola de la región, hemos ideado un pack con 6 referencias míticas de la DOCa Rioja: Marqués de Cáceres Crianza 2013, Cosme Palacio Crianza 2013, Lealtanza Reserva 2011, Viña Albina Gran Reserva 2008, Ramón Bilbao Edición Limitada 2014 y Finca La Emperatriz Viura 2014.