Portugal, el país de las 500 variedades de uva

|Categoría

No es un secreto que Portugal es uno de los países con mayor variedad de uvas autóctonas aptas para la elaboración de vino. En total, se calcula según distintas estimaciones (no oficiales) que pueden existir alrededor de 500 tipos de uvas autóctonas allí. ¿Y por qué tantas? Bien, la principal explicación a esta gran diversidad, además de la larga historia del viñedo portugués que se remonta a siglos atrás, reside en la diversidad de climas y suelos del país luso, que al igual que ocurre en España, cuenta con denominaciones de origen con poco o nada que ver entre sí.

Sin embargo, no todas las variedades de uva son utilizadas con demasiada frecuencia en la elaboración de la mayoría de los vinos portugueses. De hecho, Portugal se ha centrado en cuidar y desarrollar especialmente las cepas más características del país (como las tintas Baga o Periquita) y también las que componen el coupage clásico de los vinos de Oporto (la Touriga Nacional, la Touriga Franca, la Tinta Cao, la Tinta Roriz o la Amarela), al ser éste el vino más emblemático en cuanto a peculiaridad y prestigio de todo el país y uno de los más famosos del mundo.

A continuación, vamos a definir las principales características que mejor definen a algunas de estas variedades, que están presentes en los vinos portugueses disponibles en BODEBOCA como los de las bodegas Quinta do Vale Meão o Herdade do Esporão. Aunque como siempre, os invitamos a descubrir sus aportes y características organolépticas a través de la degustación de los vinos en los que están presentes:

Antão Vaz

Aunque también se ha cultivado en otras zonas del país, es una variedad blanca tradicional de zonas calurosas y con numerosas horas de sol como el Alenjento. Es una uva productiva, consistente y con una maduración muy uniforme que aporta buena estructura y firmeza a los vinos.

Aragonês o Tinta Roriz

Uva tinta que se corresponde con la variedad Tempranillo española. Se cultiva principalmente en Alentejo (donde es la variedad dominante), aunque es en las regiones del Duero y el Dão donde ha obtenido una mayor reputación. Ofrece a los vinos un sabor afrutado e intensos taninos, así como elegancia y robustez.

Arinto

Es una uva blanca muy extendida por diversas zonas de Portugal, especialmente presente en la pequeña D.O. Bucelas, al norte del país. Posee una acidez muy acertada y a menudo es comparada con la Riesling al poseer cualidades organolépticas parecidas a la de esta uva tan típica de otras regiones europeas.

Roupeiro

Uva blanca con una gran variedad de nombres según la región (Siria, Malvasía Grossa, Alva, etc.) Es una uva muy plantada en numerosas zonas que van del norte al sur del país por sus altos rendimientos y los aromas primarios exuberantes que aportan a sus vinos. Muestra (especialmente al principio de la cata) notas cítricas muy perfumadas.

Touriga Franca

A pesar de su nombre, es una de las uvas portuguesas más clásicas e importantes en la creación de los coupages para los vinos de Oporto, al ser originaria del valle del Douro. Muy expresiva y compleja, da lugar como norma general a vinos con aromas bastante florales y perfumados. 

Touriga Nacional 

Es la uva noble por excelencia del viñedo portugués. Se muestra más robusta que la Touriga Franca y da lugar, por lo general, a vinos más concentrados, complejos y con menor intensidad aromática, por eso se complementa tan bien con la anterior. Sus granos son pequeños, de piel gruesa y tiene bajos rendimientos. Sin duda es uno de los secretos mejor guardados del vino de Oporto.

 Trincadeira

En el Douro esta variedad también es llamada Tinta Amarela (amarilla) a pesar de que es una uva tinta. Es quizás la casta más importante de la región del Alentejo y produce vinos con un sabor donde sobresalen las notas de ciruelas, moras y chocolate.