Maridajes navideños regionales

|Categoría

¡Por fin llegó la semana de las grandes cenas y brindis familiares! La gran diversidad de costumbres y tradiciones durante estas fechas en nuestro país también se refleja en la gastronomía. En este artículo te invitamos a este viaje de norte a sur en el que descubrimos vinos ideales para acompañar las recetas navideñas típicas de cada región.

Aragón y su bacalao ajoarriero

En esta región existe la tradición de disfrutar de esta clásica receta en Nochebuena antes de asistir a la misa del Gallo. Este ajoarriero es diferente al navarro, ya que en vez de tomate y pimiento, se elabora con patata y huevo y se caracteriza por su color blanco navideño. El extraordinario champagne Devaux Blanc de Blancs Cœur des Bar es una opción sublime para acompañar a este plato. Su refrescante acidez, sus finos aromas y su cremosa textura se unen a esta delicia de potente sabor formando una pareja inolvidable.

País Vasco y su pastel de cabracho 

Fue el vasco Juan Mari Arzak, uno de los cocineros más prestigiosos del mundo, quién, en los años 70, convirtió esta receta en todo un clásico en las regiones que baña el mar Cantábrico. Este esponjoso pastel de tono rosado encuentra su pareja ideal en Chivite Colección 125, el monovarietal de Chardonnay considerado uno de los mejores blancos del país. Su sedosa textura, sus notas de panadería y su envolvente posgusto crea una conexión mágica con la cremosidad y el sabor salino de este exquisito pudin del mar.

Cantabria y sus caracoles a la montañesa

Esta receta supone todo un ritual que comienza en el campo con la recogida de los caracoles. En Cantabria se sirven con una sabrosa e intensa salsa compuesta por ajo, cebolla, pimiento choricero, tomate, embutidos y un gran abanico de especias. Montecillo Gran Reserva 2011 es la referencia perfecta para esta exquisitez del norte. Las notas herbáceas y especiadas de este rioja, junto a sus finos taninos y persistente posgusto, elevan esta placentera experiencia gastronómica.

Navarra y su cardo con almejas

La versión más tradicional de esta receta combina los cardos con almendras. No obstante, en las mesas navideñas es común sustituir el fruto seco por almejas frescas. Los cardos son una de las verduras más típicas en esta región y, en manos de buenos cocineros, da lugar a un plato tan saludable como delicioso. El carácter nítido, fresco y vertical del ribeiro Martín Os Pasás complementa a la perfección esta receta y sus suaves notas de flores blancas dotan a este maridaje de un perfil elegante.

Cataluña y sus canelones de San Esteban 

Tradicionalmente se sirven el 26 de diciembre y se elaboran con la carne de los días anteriores. Unas “sobras” de lujo con tantos devotos que se han convertido en la tradición gastronómica navideña de los hogares catalanes. El tinto Ferrer Bobet Vinyes Velles forma un matrimonio perfecto con este plato igualando su intensidad y complejidad. Este vino captura la esencia del Priorat y sus notas especiadas y perfil mineral aportan equilibrio creando un maridaje de ensueño.

La Comunidad Valenciana y su putxero de Nadal

El putxero se diferencia de los caldos típicos de otras comunidades por la gran cantidad de verdura local y las famosas pelotas de carne. Para este momentazo gastronómico te sugerimos descorchar Las Gravas 2019. Este tinto está compuesto por un ensamblaje de Monastrell, que dota al vino de concentración aromática y estructura; y de Garnacha, que aporta su carácter fresco y vibrante. Esta conexión varietal en el corazón de Jumilla da vida a un vino mediterráneo que casa a la perfección con este cálido y sabroso plato.

Castilla y León y su lechazo

En la meseta castellana es difícil imaginarse las navidades sin un gran asado. El tierno y sabroso lechazo es el gran protagonista de muchos hogares de la región en estas fechas. Para este plato hemos escogido un maridaje igual de castellano: Pago de los Capellanes El Nogal 2016. Este clásico ribera presume de un robusto cuerpo, deliciosos aromas, taninos aterciopelados y envolvente posgusto. Solo se produce en añadas excepcionales y es ideal para consumir en celebraciones tan especiales como las de los próximos días.

Madrid y su pularda rellena

Esta carne de gallina tierna y de fino sabor se está convirtiendo en el plato estrella de las navidades en la capital. La receta más selecta se elabora con un relleno de trufa negra, setas, brandy, foie y oporto. El Valao 2018 es un maridaje excelente para esta delicia. Este monovarietal de Mencía muestra una firme estructura, elegantes taninos y una viva acidez que lo convierten en un gran aliado de las carnes blancas potentes. Sus aromas de fruta roja y especias dulces intensifican los sabores del exquisito relleno. 

Andalucía y su sopa de picadillo

Sabroso, salino, intenso e ideal para comenzar cualquier envite, este plato de cuchara es tan tradicional como imprescindible en las mesas andaluzas. Una copa de Amontillado Aurora con su perfil concentrado, seco y punzante equilibra e intensifica el carácter aromático de este plato. Una pareja con mucho arte perfecta para calentar motores antes de los platos principales.