La Forcallat: innovar desde la memoria

|Categoría

La Forcallat tinta, también conocida como Forcallà era una uva muy extendida en la Comunidad Valenciana, Murcia y Castilla-La Mancha antes de la famosa plaga de la filoxera. Comparte con otras variedades minoritarias la misma historia de uva malquerida que se arrancó en su día para dar paso a otras castas más productivas.

En su caso concreto, era despreciada por ser de ciclo largo, maduración muy tardía, altamente sensible al mildiu y a la botrytis y porque daba menos color y grado alcohólico que otras tintas como la Monastrell o la Tempranillo. 

La inquietud de vignerons y bodegas por recuperar el patrimonio enológico del sureste español ha dado una segunda oportunidad a la Forcallat, que además presenta un importante punto fuerte a tener en cuenta: su buena capacidad para aguantar la sequía, algo muy deseable con temporadas cada vez más calurosas producto del cambio climático.

Esto unido al gusto actual que demanda vinos más fluidos, con menos intensidad de color y menor grado hacen de ella una estrella emergente. Ideal para la elaboración especialmente de rosados de una personalidad arrolladora también propicia tintos de taninos pulidos y trama ligera. Su carácter floral, con toques de hierbas secas, en nariz, y su equilibrio, persistencia y frescura, con una acidez moderada, en boca hacen de los monovarietales de Forcallat un pequeño tesoro que merece redescubrir.