Alfredo Maestro, vigneron en Navarredondilla

|Categoría

“El Marciano no tiene crianza porque quiero que refleje fielmente la variedad de uva y la particularidad de la zona de donde procede

¿Cómo decidiste dedicarte al vino?

Comencé de forma autodidacta haciendo vino para casa, poco a poco y el boca a boca me llevo a incrementar la producción para cubrir la demanda surgida. También mi inquietud me ha llevado a elaborar muchos vinos de diferentes zonas en España.

¿Cómo definirías este vino El Marciano 2014?

Es un vino de pueblo, concretamente procede de Navarredondilla en Ávila. Lo que busco en El Marciano es que exprese el sitio donde viene y la variedad de uva que lo compone. Es un vino joven, frutal, con frescura y madurez al mismo tiempo.

¿Qué lugar ocupa entre tus vinos?

Es un vino importante entre todos los que hago ya que la variedad es muy delicada, el suelo son rocas graníticas y la zona de donde proviene es una zona que estaba abocada al abandono y ahora está tomando un renovado esplendor. Esta sorprendiendo en todos los países y zonas de España.

¿Por qué se llama así?

Se llama así, porque en la zona de donde proviene hay muchas apariciones y avistamientos ovnis. La etiqueta refleja que yo llego a mi viñedo al amanecer y me encuentro a dos marcianos labrando en mi viña y les toco el hombro preguntándoles “¿qué hacéis en mi viña? ¡Os habéis equivocado de viña y de planeta!

¿Por qué decidiste no darle una crianza?

Debido a que quiero que refleje la imagen fiel de la zona y la variedad, por lo tanto, cuantas menos cosas pongas por el medio (léase barrica), más nítida será la información para el consumidor.

¿Qué tiene Gredos para el viñedo?

Unos suelos especiales (rocas graníticas), orientaciones (sur) y concretamente el pueblo donde trabajo una altitud (más de 1.100 metros sobre el nivel del mar) que marca y diferencia al vino de todos los que se hacen alrededor.

¿Qué se van a encontrar en la copa quienes lo prueben?

Espero que encuentren un vino joven, fresco, frutal y muy bebible que les traslade a esos pequeños viñedos rodeados de montañas graníticas y trabajados con la fuerza del hombre y los animales.