Albert Jané, vigneron en el Montsant

|Categoría

Explícanos tu concepto de vinos acústicos, unplugged.

Serían vinos de viña, dejando que las cepas viejas expresen todo su potencial, haciendo vinos con gran carga de fruta, intensos y honestos. Y por su puesto con muy poco trabajo de bodega para no maquillarlos, usando una crianza en roble francés de grano fino y muy delicado.

¿Cómo es el Montsant? ¿Cuál sería para ti la imagen más representativa?

Montsant es una denominación de origen apasionante. Apenas llega a dos mil hectáreas de viñedo pero son viñas con mucha sabiduría, mucha personalidad y singularidad.

¿Qué difencias hay entre Montsant y Priorat?

En 2010 inicié el proyecto de Ritme Celler en Priorat y me quedé sorprendido por las diferencias: en Priorat nos encontramos un suelo muy extremo, la licorella, que hace que las viñas sufran mucho más, y los vinos sean mucho más oscuros, minerales e incluso, espirituales. En Montsant tenemos viñas asentadas sobre terrenos arcillosos, cantos rodados y también algo de licorella.

¿Qué aportó en tu proyecto actual la bodega familiar?

Aprendí mucho de mi abuelo y de mi padre, la seriedad, la calidad y rigor en el trabajo. Todo lo que he aprendido en Penedés lo he aplicado a Montsant, aunque son zonas que no tienen nada que ver, pero la  experiencia familiar me ha permitido entender tan rápidamente una zona como Montsant.

¿En qué momento decides empezar por tu cuenta?

Cuando en el 2003 me enseñaron una viña plantada en el año 32 en el término municipal de Capçanes me enamoré, y tuve claro que quería emprender aquí mi proyecto y elaborar vinos de alta calidad, vinos de viña, que fueran fieles al paisaje y a su zona.

Si no te dedicaras al vino ¿qué te gustaría haber sido?

Pues yo estudié veterinaria y me gusta el contacto con el campo y con los animales. No sé si hubiera sido pastor, pero sí algo relacionado con el campo.

¿Cómo son las viñas que forman parte de Acustic?

Es una zona con un clima muy seco, con mucho calor en verano, donde la viña sufre mucho y las producciones son muy bajas. Son viñas muy viejas, desde el principio sólo trabajo con variedades autóctonas: las tintas Cariñena (Samsó), Garnacha Negra y Sumoll, y las blancas Garnacha Blanca, Pansa y Macabeo.