The Glenrothes: la honestidad de una destilería pionera en Escocia

|Categoría

Esta es la historia de un hombre decente, su sueño y el orgullo de todo un pueblo. Daría para una película, pero por ahora nos conformaremos con contarla.

The Glenrothes es una de las destilerías más importantes de Escocia y una pionera absoluta de los Speyside Single Malt de calidad excepcional. El mítico edificio de piedra que alberga la destilería se oculta en una de las callejas que parten desde la vía principal del pequeño pueblo de Rothes.

La destilería se yergue desde 1879 al pie de las colinas de Mannoch pegada al río Burn of Rothes. El agua con la que se elaboran los grandes whiskies de The Glenrothes proviene de dos manantiales naturales, Ardcanny y Brauchhill, a solo un par de millas río arriba.

The Glenrothes Vintage 1976

La historia de The Glenrothes es la propia historia de su fundador, James Stuart, un hombre de orígenes humildes que tras haber comenzado su vida de maestro destilador alquilando The Macallan, una pequeña granja que servía de destilería a unas pocas millas al sur de su casa y que posteriormente se convertiría en el gigante que es ahora.

Pero mister Stuart quería tener un negocio propio en el que fuera capaz de elaborar un whisky único y más suave que los que se confeccionaban por las benditas tierras de Speyside. Y se lanzó al cumplimiento de su sueño usando un viejo molino de su propiedad adyacente al cementerio del pueblo y al pequeño río que discurre por la zona. Así se gestó el nacimiento de The Glenrothes.

Ya sabemos que James Stuart quería hacer un whisky único, y sabía que para conseguirlo necesitaba aumentar sine die el tiempo de maduración en barricas de roble, aunque fuera en su contra al no poder sacarlos antes al mercado. Su honestidad se vio recompensada con un destilado excepcional, pero antes de ver ese sueño hecho realidad tuvo que abandonarlo debido al crack financiero del City of Glasgow Bank que se llevó consigo a James y a los inversores que le estaban ayudando en la construcción de una nueva destilería.

En ese momento crucial apareció en la historia la figura del reverendo presbiteriano William Sharp, que decidió ayudar a los inversores Robert Dick y William Grant a continuar con el proyecto de construir la segunda destilería de la zona para que los paisanos pudieran seguir trabajando en la riqueza de la región de Speyside, el whisky. El religioso consiguió recaudar entre las fuerzas vivas de la comarca 600 libras esterlinas que fueron el capital necesario para impulsar la finalización de las obras. El 28 de diciembre de 1879 salió de la destilería la primera botella de este sensacional whisky.  

The Glenrothes se convirtió en ese instante en el orgullo de Rothes, y cada vecino luchó durante décadas por conservar este extraordinario patrimonio hasta nuestros días. Si quieres sentir la magia de la unión de tanta gente para convertir el sueño de una persona en la forma de vida de tantas, deleitate con su whisky. Ese puede ser nuestro particular homenaje a las buenas gentes de la zona de Speyside.