La Templanza: un viaje delicioso por el Jerez mítico del siglo XIX

|Categoría

Como el buen vino, La Templanza es una serie concebida para paladear despacio, hecha para dejarse envolver con los anhelos de sus personajes y con el romanticismo indiscutible de una ciudad consagrada a la viticultura. Basada en la novela homónima de María Dueñas, esta producción de Amazon Prime es todo un canto de amor a los otros, pero también a la propia vida y a la tierra.

Un auténtico drama de época, cuyos protagonistas, antes de confluir en el apasionante Jerez bodeguero del siglo XIX, pasan por escenarios no menos apetecibles, como la efervescente Veracruz donde hace fortuna Mauro Larrea (Rafael Navoa), la colorida Habana colonial donde él mismo habrá de reinventarse o el Londres cosmopolita y gris donde Soledad Montalvo (Leonor Watling) ha tenido que aprender a vivir.

La Templanza es una gran producción que no solo destaca por el excelente trabajo de sus actores, sino también por el cuidado extraordinario que traslucen todos y cada uno de sus detalles, desde la ambientación y las localizaciones hasta el atrezzo y el vestuario.

Ese esmero también es notorio en el tratamiento meticuloso de todos los aspectos relativos al mundo del vino. Tanto es así que varias escenas fueron rodadas en algunas de las bodegas más emblemáticas de Jerez, entre ellas, las famosas González Byass y Lustau. Ambas aportan a la ficción el realismo de sus tradiciones centenarias y el preciosismo de sus arquitecturas.

Una serie, por tanto, que, además de hablarnos de superación, de amor y de segundas oportunidades, retrata con acierto la gloria de las bodegas jerezanas en un momento histórico irrepetible.