El vino tras el manga «Les Gouttes de Dieu»

|Categoría

“Las Gotas de Dios” es el famoso manga creado por Tadashi Agi y Shu Okimoto en 2005 que contaba la historia de un famoso enólogo que muere dejando doce enigmas que llevan a diferentes vinos. Sus dos hijos inician la carrera para descubrir los nombres y llegar al más especial de todos, pues quien los descifre correctamente heredará la valiosa bodega que su progenitor atesoró. Sin ánimo de estropear ningún final y animando a dejar de leer aquí en el caso de que “Les Gouttes de Dieu” esté entre tus futuras lecturas diremos que ese vino más especial es este Château Le Puy.

Cuando se publicó el último de los tomos desvelando su nombre, se desató una fiebre, que ya se venía anticipando por la repercusión que tenía cada uno de los vinos que se mencionaban en el manga. Cuando comenzaron a lloverles las peticiones, los Amoreau, propietarios de Chateau Le Puy, no dejaron que sus vinos fuesen objeto de especulaciones, cancelaron el torrente de operaciones que solicitaban su Chateau Le Puy 2003 y lo sirvieron únicamente a sus clientes habituales y al precio normal de mercado. Sin embargo, no pudieron evitar que algunas botellas acabaran saliendo a subasta alcanzando precios desorbitados. Toda una legión de fans, recién iniciada y formada en vinos de un modo nunca visto, esperaba poder comprar el vino de “Las Gotas de Dios”.

Con una vocación didáctica, cargados de información muy esquematizada sobre las diferentes regiones vinícolas, los números de estos cómics se publicaron en Japón y Corea del Sur y más tarde, visto el éxito, en Francia. Lamentablemente no se llegó a traducir al español, sin embargo, en sus páginas encontramos felizmente vinos como el jumillano El Nido.

Bodegas, consejos reguladores e instituciones en nuestro país pero también en Francia han invertido mucho dinero y se han devanado los sesos para intentar iniciar a los jóvenes en el mundo del vino, con no demasiado éxito. Sin embargo, en Japón, un país no productor han sabido hacerlo de una forma efectiva a través de un medio como el manga, profundamente introducido en la cultura juvenil.