Los vinos de Aragón, Gredos y Navarra que debes tener en tu radar

|Categoría

Luis Gutiérrez, crítico español de la revista The Wine Advocate, acaba de hacer públicos sus informes (y puntuaciones) sobre los vinos de Aragón, Gredos y Navarra, regiones en las que la Garnacha es la uva reina. En BODEBOCA os resumimos lo más importante de estas críticas (vinos destacados, elaboradores a los que seguir la pista, novedades sobre el terreno, etc). Eso sí, si queréis conocer los artículos en profundidad, os recomendamos suscribiros en la publicación americana, donde podréis leer las reseñas completas.

Aragón

La visita del hombre de Parker a Aragón era muy esperada tanto por elaboradores como por aficionados, ya que desde el año 2014 Luis Gutiérrez no pisaba esta zona para valorar sus vinos. En esta review, el catador madrileño constata aspectos que permanecen inalterables desde su última visita, como el carácter cooperativista de las principales denominaciones aragonesas, aunque destaca algunos cambios reseñables, como el gusto creciente por elaborar vinos más frescos, con menos carga alcohólica, menor presencia de madera y menos azúcar residual.

Norrel Robertson, el escocés volante

El artículo de Gutiérrez sobre los vinos de Aragón tiene tres grandes protagonistas: Fernando Mora en la zona de Campo de Borja con su proyecto Frontonio / Cuevas de Arom, Norrel Robertson (conocido como el escocés volante) en Calatayud, y Jorge Navascués en Cariñena. Se puede decir que, a tenor de Gutiérrez, estos nombres conforman el triángulo mágico del vino aragonés, ya que de alguna u otra forma ellos tres participan en los proyectos vinícolas más interesantes de la región.

Especialmente interesante nos resulta la mención de Gutiérrez a los originales vinos del escocés volante, que juegan con nombres locales o son simplemente juegos de palabras que por otra parte reivindican la libertad creativa del enólogo respecto a las regulaciones impuestas por las denominaciones de origen. En esta línea de vinos encontramos por ejemplo Manda Huevos, Dos Dedos de Frente o Es lo que Hay.

También nos alegra comprobar que vinos presentados en los últimos dos años en nuestro Club Vignerons han obtenido ahora el respaldo de la crítica más reconocida, como es el caso de Botijo Rojo (90 Parker a su añada 2015), Manga del Brujo (92 Parker a su añada 2013 presentada en el Club) o Rubus, una rara avis nacida en la sierra turolense de Gúdar-Javalambre que acaba de obtener 90 puntos Parker en su añada 2016, recientemente embotellada.

Aragón

La visita del hombre de Parker a Aragón era muy esperada tanto por elaboradores como por aficionados, ya que desde el año 2014 Luis Gutiérrez no pisaba esta zona para valorar sus vinos. En esta review, el catador madrileño constata aspectos que permanecen inalterables desde su última visita, como el carácter cooperativista de las principales denominaciones aragonesas, aunque destaca algunos cambios reseñables, como el gusto creciente por elaborar vinos más frescos, con menos carga alcohólica, menor presencia de madera y menos azúcar residual.

Norrel Robertson, el escocés volante

El artículo de Gutiérrez sobre los vinos de Aragón tiene tres grandes protagonistas: Fernando Mora en la zona de Campo de Borja con su proyecto Frontonio / Cuevas de Arom, Norrel Robertson (conocido como el escocés volante) en Calatayud, y Jorge Navascués en Cariñena. Se puede decir que, a tenor de Gutiérrez, estos nombres conforman el triángulo mágico del vino aragonés, ya que de alguna u otra forma ellos tres participan en los proyectos vinícolas más interesantes de la región.

Especialmente interesante nos resulta la mención de Gutiérrez a los originales vinos del escocés volante, que juegan con nombres locales o son simplemente juegos de palabras que por otra parte reivindican la libertad creativa del enólogo respecto a las regulaciones impuestas por las denominaciones de origen. En esta línea de vinos encontramos por ejemplo Manda Huevos, Dos Dedos de Frente o Es lo que Hay.

También nos alegra comprobar que vinos presentados en los últimos dos años en nuestro Club Vignerons han obtenido ahora el respaldo de la crítica más reconocida, como es el caso de Botijo Rojo (90 Parker a su añada 2015), Manga del Brujo (92 Parker a su añada 2013 presentada en el Club) o Rubus, una rara avis nacida en la sierra turolense de Gúdar-Javalambre que acaba de obtener 90 puntos Parker en su añada 2016, recientemente embotellada.

Aragón

La visita del hombre de Parker a Aragón era muy esperada tanto por elaboradores como por aficionados, ya que desde el año 2014 Luis Gutiérrez no pisaba esta zona para valorar sus vinos. En esta review, el catador madrileño constata aspectos que permanecen inalterables desde su última visita, como el carácter cooperativista de las principales denominaciones aragonesas, aunque destaca algunos cambios reseñables, como el gusto creciente por elaborar vinos más frescos, con menos carga alcohólica, menor presencia de madera y menos azúcar residual.

Norrel Robertson, el escocés volante

El artículo de Gutiérrez sobre los vinos de Aragón tiene tres grandes protagonistas: Fernando Mora en la zona de Campo de Borja con su proyecto Frontonio / Cuevas de Arom, Norrel Robertson (conocido como el escocés volante) en Calatayud, y Jorge Navascués en Cariñena. Se puede decir que, a tenor de Gutiérrez, estos nombres conforman el triángulo mágico del vino aragonés, ya que de alguna u otra forma ellos tres participan en los proyectos vinícolas más interesantes de la región.

Especialmente interesante nos resulta la mención de Gutiérrez a los originales vinos del escocés volante, que juegan con nombres locales o son simplemente juegos de palabras que por otra parte reivindican la libertad creativa del enólogo respecto a las regulaciones impuestas por las denominaciones de origen. En esta línea de vinos encontramos por ejemplo Manda Huevos, Dos Dedos de Frente o Es lo que Hay.

También nos alegra comprobar que vinos presentados en los últimos dos años en nuestro Club Vignerons han obtenido ahora el respaldo de la crítica más reconocida, como es el caso de Botijo Rojo (90 Parker a su añada 2015), Manga del Brujo (92 Parker a su añada 2013 presentada en el Club) o Rubus, una rara avis nacida en la sierra turolense de Gúdar-Javalambre que acaba de obtener 90 puntos Parker en su añada 2016, recientemente embotellada.