Los vinos de Aragón, Gredos y Navarra que debes tener en tu radar

|Categoría

Luis Gutiérrez, crítico español de la revista The Wine Advocate, acaba de hacer públicos sus informes (y puntuaciones) sobre los vinos de Aragón, Gredos y Navarra, regiones en las que la Garnacha es la uva reina. En BODEBOCA os resumimos lo más importante de estas críticas (vinos destacados, elaboradores a los que seguir la pista, novedades sobre el terreno, etc). Eso sí, si queréis conocer los artículos en profundidad, os recomendamos suscribiros en la publicación americana, donde podréis leer las reseñas completas.

Aragón

La visita del hombre de Parker a Aragón era muy esperada tanto por elaboradores como por aficionados, ya que desde el año 2014 Luis Gutiérrez no pisaba esta zona para valorar sus vinos. En esta review, el catador madrileño constata aspectos que permanecen inalterables desde su última visita, como el carácter cooperativista de las principales denominaciones aragonesas, aunque destaca algunos cambios reseñables, como el gusto creciente por elaborar vinos más frescos, con menos carga alcohólica, menor presencia de madera y menos azúcar residual.

Norrel Robertson, el escocés volante

El artículo de Gutiérrez sobre los vinos de Aragón tiene tres grandes protagonistas: Fernando Mora en la zona de Campo de Borja con su proyecto Frontonio / Cuevas de Arom, Norrel Robertson (conocido como el escocés volante) en Calatayud, y Jorge Navascués en Cariñena. Se puede decir que, a tenor de Gutiérrez, estos nombres conforman el triángulo mágico del vino aragonés, ya que de alguna u otra forma ellos tres participan en los proyectos vinícolas más interesantes de la región.

Especialmente interesante nos resulta la mención de Gutiérrez a los originales vinos del escocés volante, que juegan con nombres locales o son simplemente juegos de palabras que por otra parte reivindican la libertad creativa del enólogo respecto a las regulaciones impuestas por las denominaciones de origen. En esta línea de vinos encontramos por ejemplo Manda Huevos, Dos Dedos de Frente o Es lo que Hay.

También nos alegra comprobar que vinos presentados en los últimos dos años en nuestro Club Vignerons han obtenido ahora el respaldo de la crítica más reconocida, como es el caso de Botijo Rojo (90 Parker a su añada 2015), Manga del Brujo (92 Parker a su añada 2013 presentada en el Club) o Rubus, una rara avis nacida en la sierra turolense de Gúdar-Javalambre que acaba de obtener 90 puntos Parker en su añada 2016, recientemente embotellada.

 

Gredos

Aunque esta región, situada entre las provincias de Madrid, Ávila y Toledo, no tiene todavía una denominación de origen que la abarque en su conjunto debido a las trabas político-burocráticas, los amantes del vino la tratamos siempre como una más debido a su riqueza y singularidad vinícola. Por ese motivo Luis Gutiérrez, excelente conocedor de la zona, le ha dedicado en los últimos tiempos varios textos que ahora ha ampliado con un nuevo artículo titulado Garnacha Tangled by the Appellations (la Garnacha enredada por las denominaciones), en el que confirma sus temores sobre la falta de acuerdo en la zona para la consecución de una D.O. basada en el terruño. 

Viñedo de Canopy

Gredos tiene más similitudes con Aragón de lo que pudiera parecer, y no sólo porque comparte la Garnacha como uva principal, sino también por la necesaria y beneficiosa colaboración entre las cooperativas que gestionan algunos de los mejores viñedos de la denominación y los elaboradores que han llegado a la zona en los últimos años. Un ejemplo de estos últimos elaboradores son los chicos que forman parte del proyecto 4 monos, a los que os presentamos en Club Vignerons hace tiempo. Gutiérrez destaca la elegancia y el carácter que han seguido sus vinos desde los inicios del proyecto. 

Otro de los nombres destacados por el catador de Parker en España es el que ha unido al famoso elaborador berciano Raúl Pérez con la distribuidora madrileña La Tintorería, y que se ha traducido en dos vinos de excelente sutilidad y elegancia: Vino de Familia y Le Batard, que tenéis disponibles en BODEBOCA.

Figuras que igualmente debéis conocer en este momento en Gredos son Comando G y Canopy. Para Gutiérrez, los chicos de Comando G, con Fernando García y Daniel Landi a la cabeza, “están claramente al timón de la jerarquía de calidad en Gredos” gracias tanto a su meticuloso trabajo en bodega como en la viña, donde trabajan de forma orgánica y artesanal. Como ejemplo, Gutiérrez refleja un dato muy sintomático: “de tres caballos trabajando el viñedo en Gredos, dos pertenecen a Comando G”. En cuanto a Canopy, el crítico opina que su progresión ha sido constante a lo largo de los años y actualmente “podrían ofrecer su mejor oferta hasta la fecha”.

 

Navarra

El hombre de The Wine Advocate en España no se olvida tampoco de otra región cien por cien garnachista como la navarra, que debe parte de su fama a esta variedad. El catador se congratula de que en esta zona la Garnacha haya recuperado el protagonismo junto a otras uvas locales como la Cariñena, la Monastrell o la propia Garnacha blanca en detrimento de las variedades francesas, que se pusieron de moda en las últimas décadas del siglo XX. 

Los chicos de Viña Zorzal

Seguramente el mejor ejemplo de esa transformación del viñedo navarro en favor de las variedades autóctonas está en Chivite, una de las bodegas más icónicas de la denominación. Esta bodega, que nunca había embotellado uva Garnacha más allá de sus famosos rosados, tiene ahora un par de tintos con esta variedad como protagonista.

Respecto a los proyectos de más reciente creación, Luis Gutiérrez destaca entre otros el de Viña Zorzal, que os presentamos este mismo año en Venta Privada. Este proyecto, creado por los hermanos Iñaki, Xavier y Mikel Sanz, y que cuenta con el asesoramiento del ya mencionado Jorge Navascués, está considerado por el crítico como uno de los proyectos más fascinantes de cuántos ahora se están desarrollando en Navarra, aunque advierte que lo mejor para ellos está por llegar. Especialmente impresionado se muestra con las viñas de Garnacha utilizadas por los tres hermanos, a las que considera “una de las más antiguas que he visto en mi vida”. 

Gutiérrez también destaca otras bodegas con denominación de origen propia en la región como Pago de Larrainzar. Su Raso Reserva, su vino más asequible, ha alcanzado la barrera psicológica de los 90 puntos, mientras que sus monovarietales Cabernet Sauvignon y Merlot 2014 han conseguido 91 y 91 puntos Parker respectivamente.

Otros nombres a vigilar en Navarra son Emilio Valerio, Gonzalo Celayeta o el matrimonio formado por Enrique Basarte y Elisa Ucar. Para ellos han sido también las puntuaciones más altas de este año en la Comunidad Foral.